La Casta Parasitaria III. Los mass media y el control de las mentes de los borregomatrix. (Art. Largo).

Cuando el dinero habla, la verdad calla. Proverbio chino.

El periódico es una tienda en que se venden al público las palabras del mismo color que las quiere.

» Honoré de Balzac  (1799-1850) Escritor francés

Un periódico consta siempre del mismo número de palabras, haya noticias o no las haya.

» Henry Fielding  (1883-1955) Filósofo y ensayista español

La gente generalmente confunde lo que leen en los periódicos con las noticias.

» Abbott Liebling  (1904-1963) Periodista estadounidense

Los periódicos en España se hacen, en primer lugar para que los lean los periodistas; luego los banqueros; más tarde, para que el poder tiemble y, por último e inexistente término, para que los hojee el público.

» Antonio Fraguas Forges  (1942-?) Humorista español

Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma.

» Arthur Miller  (1915-2005) Dramaturgo estadounidense

El periodismo consiste esencialmente en decir ‘Lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo.

» Gilbert Keith Chesterton  (1874-1936) Escritor británico

  • Para entender la soberania, primero hay que saber hablar de cosas que existan, y hay que saber entender como se modifica y manipula la conciencia. En este articulo se ve una serie de recopilaciones sobre lo facil que es manipular a un pueblo de borregos dentro de una matriz y ni si quiera se dan cuenta de lo lejos que estan de la verdad y en donde su opinion “libre” ha sido modelada y dirigida por las elites: no hay opinion propia e independiente, basada en razonamientos y hechos, si no, simplemente aire (=vulgares pajillas mentales propias de esclavos). Es probable que muchos parrafos de distintos articulos coincidan, pero creo que la informacion complementaria, ayuda a la gente a aprender mas parametros de conocimiento, lectura y terminos.

    El Poder y la manipulación invisible en las democracias occidentales [1]

Edward L. Bernays, sobrino de Sigmund Freud y uno de pioneros en el estudio de la psicología de masas, escribió en su libro Propaganda (1928), “La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones de las masas es un elemento importantes en las sociedades democráticas”.

Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar. Asimismo, fundamenta el sustento de todos los sistemas de gobierno en la “manipulación de la opinión pública”, al afirmar que “ los Gobiernos, ya sean monárquicos, constitucionales, democráticos o comunistas, dependen de la aquiescencia de la opinión pública para llevar a buen puerto sus esfuerzos y, de hecho, el Gobierno sólo es Gobierno en virtud de esa aquiescencia pública”.

En otro de sus libros, “Cristalizando la opinión pública”, desentraña los mecanismos cerebrales del grupo y la influencia de la propaganda como método para unificar su pensamiento. Así,según sus palabras “la mente del grupo no piensa, en el sentido estricto de la palabra. En lugar de pensamientos tiene impulsos, hábitos y emociones. A la hora de decidir su primer impulso es normalmente seguir el ejemplo de un líder en quien confía. Este es uno de los principios más firmemente establecidos por la psicología de masas”, por lo que la propaganda del establishment será dirigida no al sujeto individual sino al Grupo en el que la personalidad del individuo unidimensional se diluye y queda envuelta en retazos de falsas expectativas creadas y anhelos comunes que lo sustentan.

Así, el estadounidense Harold Lasswell (uno de los pioneros de la “mass comunicación research”), estudió después de la Primera Guerra Mundial las técnicas de propaganda e identificó una forma de manipular a las masas ( teoría de “la aguja hipodérmica o bala mágica”), teoría plasmada en su libro “Técnicas de propaganda en la guerra mundial (1927) y basada en “inyectar en la población una idea concreta con ayuda de los medios de comunicación de masas para dirigir la opinión pública en beneficio propio y que permite conseguir la adhesión de los individuos a su ideario político sin tener que recurrir a la violencia”, fruto del encefalograma plano de la conciencia crítica de la sociedad actual favorecida por una práctica periodística peligrosamente mediatizada por la ausencia de la exégesis u objetividad en los artículos de opinión y el finiquito del código deontológico periodístico que tendría su plasmación en la implementación de la autocensura y en la sumisión “nolis volis” a la línea editorial de su medio de comunicación (fruto del endemismo atávico de la servidumbre a los poderes fácticos del status quo) y que habrían convertido al periodista en mera correa de transmisión de los postulados del establishment o sistema dominante.

El actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría pues la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”, sistemas políticos que serán caldo de cultivo del virus patógeno conocido como “autos-kratos” o autocracia, forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal), que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista elegida mediante elecciones libres, llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista con claros tintes totalitarios (inflexible, centralista y autoritario), lo que confirma el aforismo de Lord Acton “El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Sin embargo, gracias a la interactividad que proporcionan las redes sociales de Internet (el llamado Quinto Poder que enlaza y ayuda a la formación de las identidades modernas), se estaría rompiendo el endémico aislamiento y pasividad del individuo sumiso y acrítico de las sociedades consumistas occidentales (Hombre unidimensional) y estaría ya surgiendo un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica, sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en nuestro código atávico como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por el sistema dominante, Individuo Multidimensional generador de un tsunami popular de denuncia del actual déficit democrático, social y de valores e instaurador del caos constructivo que terminará por diluir el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica (consumismo compulsivo).

Cómo nos lavan el cerebro [2]

Por Paul Craig Roberts

Cualquier persona que presta atención a las “noticias” norteamericanas puede ver cómo las “noticias” se utilizan para controlar nuestras percepciones con el fin de garantizar la aceptación pública de las agendas de la oligarquía.

Por ejemplo, Bernie Sanders, acaba de ganar seis de siete primarias, en algunos casos hasta en con un 70 y 82 por ciento de los votos, pero de las victorias de Sanders en gran parte no se informó. La razón es obvia. La oligarquía no quiere ningún signo de que Sanders gana un impulso que podría amenazar la ventaja de Hillary por la nominación demócrata. Aquí está la posición que FAIR toma en los medios de comunicación haciendo caso omiso de las victorias de Sanders: http://fair.org/home/as-sanders-surges-cable-news-runs-prison-reality-show-jesus-documentary/

Podemos observar el mismo incumplimiento de los medios en el ámbito de los asuntos exteriores. El ejército sirio, ayudado por la Fuerza Aérea de Rusia, acaba de liberar Palmyra de las tropas del ISIS que Washington envió para derrocar al gobierno sirio. A pesar de que fingen estar en la lucha contra ISIS, Washington y Londres mantienen silencio acerca de esta victoria en lo que se supone que es un frente común contra el grupo terrorista.

Se ha dejado al Independent (http://www.independent.co.uk/voices/why-is-david-cameron-so-silent-on-the-recapture-of-palmyra-from-the-clutches-of-isis-a6955406.html), a RT (http://www.globalresearch.ca/russia-questions-the-wests-silence-on-syrias-strategic-victory-against-isis-in-palmyra/5517194) y al Alcalde de Londres para romper el silencio.

Lo que me dice el silencio de Washington y Londres acerca de la victoria, es que Washington todavía tiene la intención de derrocar a Assad. La razón más probable para los viajes del Secretario de Estado Kerry a Moscú, es tratar de llegar a un acuerdo en el que Washington acepta la derrota del ISIS, a cambio de la aceptación por parte de Moscú de la eliminación de Assad. Los neoconservadores no han perdido el control del régimen de Obama, y permanecen comprometidos con la eliminación de Assad en beneficio de Israel. Moscú quiere llevarse bien con Washington, y si Moscú no tiene cuidado respecto a confiar en Washington, Moscú perderá por la diplomacia la guerra que ha ganado.

Ayer estaba pegado frente a la Fox “noticias” durante algunos minutos a la 1:00 PM, hora de la Costa Este de los EEUU. Estaban una de esas rubias y un personaje presentado como un experto en terrorismo o del ISIS. Me pareció que el propósito era preparar a los estadounidenses para el siguiente ataque de bandera falsa. El ISIS, nos dijeron, se diversificará y llevará sus ataques con bombas a América.

Todos estos ataques con bombas tienen anomalías de las que los medios de comunicación nunca informan. Cualesquier cosa que las autoridades dicen es relatado como hechos. Cómo estos atentados sirven a la agendas de Washington nunca se menciona. Los bombardeos a menudo tienen el mismo patrón – hermanos que dejan convenientemente sus documentos de identidad en la escena. Supongo que teniendo éxito con una explicación que funcionó, la explicación se usa repetidamente.

El liberalismo ha ayudado a cegar a los pueblos occidentales fabricando la creencia de que las intenciones nobles son más frecuentes que las intenciones corruptas. Esta falsa creencia ciega a las personas respecto a los papeles jugados por el engaño y la coacción en el gobierno. En consecuencia, los hechos reales no son percibidos y los gobiernos pueden perseguir agendas ocultas mediante la manipulación de las noticias.

Cómo los medios de comunicación modelan nuestra opinión [3]

Si usted pregunta a personas de su entorno si creen que los medios de comunicación influyen o incluso si han creado su opinión sobre lo que sucede en el mundo, se encontrará una variada gama de respuestas: desde los que indican que los medios de comunicación nos manipulan, sin ser muchas veces conscientes de hasta qué grado puede llegar tal manipulación, a aquellos que les dirán que ellos tienen sus opiniones y puntos de vista propios. Y aquí viene una oportuna pregunta: ¿de dónde procede nuestra información sobre el mundo?, ¿cuáles son nuestras fuentes de información? Ante estas cuestiones usted verá que principalmente la información que recibe la gente de la situación mundial, también en gran medida de la nacional, procede básicamente de los denominados medios de comunicación corporativos, es decir, aquellos dirigidos y manejados por las corporaciones económicas, industriales o financieras. Por tanto, la visión del mundo de esas personas será la que le hayan hecho ver esas corporaciones, una visión que resulta ser demasiado interesada y demasiado parcial. Así difícilmente podremos hablar de que tenemos una opinión objetiva sobre los acontecimientos, pues nos falla la base de donde adquirimos nuestro conocimiento, las fuentes, que deberían ser  lo más objetivas posibles y también tendrían que exponer el punto de vista de cada lado, de todos los lados, no solo un punto de vista, habitualmente o, mejor dicho, únicamente o abrumadoramente el de las clases altas o el occidental, como suele suceder. Cuando hay un conflicto se debe escuchar a las dos partes, habrán escuchado muchas veces. Entonces aplíquenlo como deben en este caso.

Voy a ponerles un ejemplo, si les pregunto a ustedes por el conflicto en Siria puedo imaginarme un gran número de respuestas, aunque seguro que no todas. Pero quiero que las contrasten con las siguientes informaciones y puntos de vista que en los dos siguientes artículos ofrezco y analicen en que forma eran conocedores de lo que allí sucedía y si se habían parado a pensar que tal vez lo que tan repetidamente se oía, veía o leía en los medios de comunicación podía tener unas serias contradicciones que deberían haberse tenido en cuenta.

Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica.

Una vez asumida la ilegitimidad de un líder o de un sistema político, la forma de su derrocamiento es ya una cuestión secundaria, un problema tecnológico

Sobre que los medios tienen una muy notoria influencia en nuestro pensamiento y entendimiento del mundo es algo bastante obvio. Porque, como he comentado, muchas veces son la única fuente de “información” sobre los sucesos y acontecimientos. Y esto es así tanto si creemos lo que dicen como si no, ya que no solemos tener otras fuentes de conocimiento, otras perspectivas, otras opiniones con las que poder valorar tales hechos, sucesos o acontecimientos.

Además, ya en parte por naturaleza humana, solemos ser reacios a arriesgarnos a ver o aceptar otros puntos de vista. Lo común es que no queramos apartarnos de lo que corrientemente se conoce como la opinión mayoritaria, que suele ser la visión del mundo que ha ido inculcando el poder político y económico en cada momento histórico  y en cada cultura. Esta transmisión de esta visión e ideario se hace por muy diversos medios, pero en gran medida es a través de los medios de comunicación, que tienen esa misión de transmitir la ideología de los intereses de las clases sociales dominantes. Pocos se atreverán a desafiarla, al menos públicamente, y finalmente la terminarán, de un modo u otro, aceptando. Sería bueno aquí que recordásemos las sabias palabras de Bakunin:

Sobre mil hombres apenas se encontrará uno del que se pueda decir, desde un punto de vista no absoluto, sino solamente relativo, que quiere y que piensa por sí mismo. La inmensa mayoría de los individuos humanos, no solamente en las masas ignorantes, sino también en las clases privilegiadas, no quieren y no piensan más que lo que todo el mundo quiere y piensa a su alrededor.

Esto puede darnos una supuesta, aunque a menudo no real, seguridad, pero a costa de privarnos de un mejor conocimiento y entendimiento del mundo en el que vivimos. Un coste finalmente demasiado caro, porque elimina una de las facetas humanas más ricas.

Los medios de comunicación, por la continua exposición y repetición, acaban modelando nuestra visión del mundo, dictaminan en gran medida nuestros temas de conservación e incluso de preocupación y pensamiento. Miren a su alrededor y vean lo que se habla cuando van a comprar el pan, al tomar un café, al charlar en la calle…, verán que sin haber visto siquiera la televisión, leído el periódico o escuchado la radio la “verán”, “leerán” o “escucharán” allí mismo, por boca de las personas con las que habla.

Porque, sean conscientes, los medios, al moldear nuestra visibilidad de las cosas, moldean finalmente nuestra opinión. Como indica acertadamente Michael Parenti, puede que no nos digan directamente qué pensar, pero sí sobre qué pensar, algo que finalmente suele determinar lo que pensamos. Y esto lo hacen en gran medida focalizando la atención en determinados temas y aspectos, y acotando los límites de lo debatible y lo pensable, fuera de los cuales no cabe opinión o pensamiento. Y seguramente aquí está el mal de nuestra sociedad, pues no pensamos según un pensamiento racional y ético, sino que partimos ya y nos dejamos conducir por uno establecido, que muchas veces es precisamente el generador de las injusticias y problemas que sufrimos y de los que tan a menudo nos quejamos.

Notas:
1. Mijaíl Bakunin. Dios y el Estado. 1882
2. Michael Parenti. Inventing reality. St. Martin´s Press, Inc. 1993

Las entrevistas de las televisiones a la gente en la calle no son para informar, sino para controlar el nivel de comprensión que la gente tiene, qué saben y qué no, para poder seguir manipulando”. [4]

1 de noviembre de 2016

¿Qué opina usted de béeeeeee?: -Béeeeee, béeeee, béeeeee. Anormales unidos jamás serán vencidos más que por su propia estupidez y la no decisión en nada con su manipulación perfecta exponencial.

En una sociedad en la que el fútbol sigue siento el refugio del miedo colectivo para no mirar a ningún lado, y llenar sus ansias de información con llenado completo de fútbol en sus pensamientos, destaca la intención de saber qué saben o no saben o cómo comprenden los matrix, el resto de la realidad planteada.

Los medios por orden ocupan más del control de los siguientes temas:

  1. Atentados y terrorismo, ocupación territorial y colonización e inmigración: Son TABÚES. De esto es máximo nivel de desinformación e intoxicación.
  2. Militar y de relaciones exteriores: no se quiere que la gente tenga conciencia de la realidad de lo que hacen y por qué lo hacen, los diferentes ejércitos del mundo. Confundir, Repetir mentiras es fundamental para el agotamiento mental de comprensión.
  3. Política interna nacional: Esto les preocupa menos, es en lo que más fácil tienen organizar la confusión, y la gente lateralizada en partidos que reportan a los mismos, tienen la sartén por el mango bien cogida. La gente va a creer a pie juntillas todo lo que las televisiones digan, y van a refutar cualquier cosa contra su partido elegido como borregos.
  4. La Cultura: no es saber que Toulouse Lautrec pintó los beaudevilles del Moulin Rouge. Ni que Adolfo Suárez dio el café para todos con las autonomías para todos. La cultura no es que creas que participas del momento, y sigues todas las tendencia sean cuales sean, para volverte más matrix y no sentirte inseguro con sus planes. Y es lo que justamente hacen, controlar qué es y qué no debe ser.
  5. Las entrevistas de las televisiones en la calle, es una de las mejores formas de afianzar la sensación que tiene la gente de que opina, que ha dicho algo casi revelador, que ha descubierto algo que los demás no saben y sobre todo que su ego se afirma al haber tenido presencia ante miles o millones de espectadores. LA REALIDAD, es que nadie dice NADA, solo repiten mensajes, consignas machacadas una y otra vez en las televisiones y reforzadas por sus periódicos. Es la razón pro la que los matrix necesitan ver mucha violencia, sangre, asesinatos, psicópatas en las películas y en las noticias. No pueden tener esa respuesta de reafirmación si no tienen una retroalimentación feedback de imágenes y mensajes repetidos una y otra vez de mil formas diferentes. Ahora ha surgido la idea del resiliente, inventada por la Fundación Rockefeller, sencillamente es un grandísimo grupo abundante de retrasados bien amaestrados en la repetición y el conformismo, a los que se les puede colar cualquier cosa sin mucha queja y respuesta. RESILIENTES LOBOTOMIZADOS con cada de comprender su pérdida de la realidad. Los institutos de ideas sociológicas necesitan palpar sobre el terreno del Directo en las entrevistas en la calle, lo que la gente sabe o no, y lo que quiere o no, su nivel de conformidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nadie escucha”. [5]

9 de julio de 2015

mty-tema-01

Nadie escucha porque nadie lee, y nadie lee porque no escuchan.

Ambas prácticas están intimamente asociadas.

Al no escuchar, tampoco puede memorizar, y  su atención queda difusa en colores, luces, imágenes cambiantes aceleradas mezcladas con sonidos y voces. Con este batido puede sentirse realizado el resto de su vida sin atención alguna, que cuando la tiene, muchas veces fruto de sus sueños y al levantarse los siente casi como alucinaciones que le dan miedo y habla de ellas con máximo respeto, porque tema haber comprendido algo claro de lo que fuere.

La repetición televisiva ha acabado con la atención de los matrix, y sólo la REPETICION, se ha hecho fuerte, anulando toda capacidad de CONCENTRACION, ATENCION, REFLEXION, Y ESPIRITU CRITICO.

Es un proceso altamente intencionado desde los institutos de la manipulación de opinión.

Y lo más grave – o lo más exitoso-, es que los matrix llegan a pensar que tienen ideas propias cuando proviene exclusivamente de la repetición.

La reducción de la atención es tan notoria, que si pides a un matrix repetir lo que acaba de oir de un relato, o de una película, incluso de una de las millones de repeticiones de opinión televisivas, es IMPOSIBLE que lo pueda reproducir, resumir, relatar o transmitir, sencillamente son los nuevos CASTRATIS mentales actuales.

La reacción del matrix ante la explicación de un suceso que ellos mismos eligen, es de máximo recorte en la exposición, esperando que el interlocutor ponga las palabras e ideas que no conoce de lo que ni ha visto u oído, pero que ambos aceptan que como ambos son incapaces de reproducir contenidos, se trate únicamente de un enunciado vago del título de los contenidos, con algún salpicado a lo pobre intelectual de cabeza reducida, de los que les suena sin saber ni lo que dicen, ni por qué lo dicen, ni por qué les ha llamado la atención.

El mayor temor del (borrego)matrix, es destacar.

Y no, destacar por las repeticiones a bombo y platillo que sí le gustará cuando “crea”, estar inspirado, sino destacar por ideas propias por las que sentirá el mayor de los miedos e inseguridades, rozando el pánico si estas persisten. Ahora lo etiquetan como pánico escénico y llegan a perder toda su compostura o imagen.

Todo ha de ser hecho en el protocolo anual para los mass media decidido años antes en los institutos de ideas, y de cool hunters (cazadores de ideas, habría que decir, impositores de ideas), que nadie conoce -quitando unos nombres que se ponen para despistar de que es un fenómeno de lo que la gente “casi democráticamente elige como les gusta hacer pensar a estas élites financieras”, y que nadie sabe a quienes responden; que si bien nadie sabe ni de dónde vienen, todos reproducen como esclavos abducidos por la inseguridad y el miedo al no encajar en la amalgama social o ser peyorativamente y silenciosamente desplazados por ello en un mobbing sutil.

Miedo a sí mismos, no solo al gran hermano de lo sociológico. En la gran mayoría, los más abducidos -que no seducidos-, por los parámetros de institutos de ideas, se siente el pánico, pues el miedo es el escalón de la adolescencia, y el pánico se asienta a partir de esta, temiendo no ser aceptados y que no se aprecie ningún síntoma de reproducción perfecta y estúpida de pautas de comportamiento sociológico.

Un matrix puede hacer repetir a un interlocutor (borregomatrix o no), varias veces los mismos contenidos sin entenderlos, ni comprenderlos, NO PUEDE. Al no tener ninguna práctica de análisis y reflexiones profundas, se ve incapaz de comprender nada, y se suele quedar con la crema que flota en el café, que no con el café que son los contenidos.

La práctica incansable de la REPETICION, ha sido la fórmula de aprendizaje de siglos del aprendizaje, y ahora se ha extendido a todas las noticias, comunicaciones, y trending topics que, sin ellos, el (borrego) matrix está literalmente acorralado en un cerebro de mosquito que explota por cualquier alteración de su mecanismo limitado.

Realmente son irrecuperables a partir de los 7 a los 11 años primordialmente. Cuando repiten sin cesar, canciones, asuntos folklóricos, con la etiqueta correspondiente, que ayudan a pertrechar sus miedos en el refugio de la matrix colectiva que los integrará, y por los que todo pasamos y degustamos como algo sacro del periodo temprano de nuestras vidas, porque en la repetición ahuyentamos el miedo. En muchos casos se trata de personas que han tomado conciencia de otras cosas que el gran grupo no, y sin tener experiencia y formas de comprender lo que han visto, se quedan en una isla que les distancia del resto, con la desventaja de la incomprensión, y la gravedad del etiquetado. En general, profesionales de psicología y psiquiatría -digo en general-, son analizadores para colocar etiquetas y por demás, medicamentos basados en oligoelementos nanometálicos que anulan toda excitación llevando a los pacientes a una muerte en vida al hacerlos zombies (tranquilos), y no excitables.

Si pretendes que un matrix comprenda algo nuevo, no te esfuerces mucho si no lo capta, porque aunque suene peyorativo, no puede. Se hará una idea lejana del autentico mensaje que deseas transmitir, y ellos a su vez te tacharán con alguna de esas palabras y términos aislantes que han oído de los medios de la repetición y conversaciones con otros matrix.

Usted le dirá: por favor escucha. Y él dirá que lo hace que ya le escucha sin poderlo hacer en realidad.

En concreto las televisiones de habla española o sudamericana, están llenas de programas en los que la gente se interrumpe y no deja hablar, para tampoco decir nada relevante en general, sino el meteorismo verborreico con el que pretenden hacerse eco sin importar el peso de los contenidos, pues la cosa es tener su protagonismo de ruidos orales. Todos padecen del no escuchar. Si escuchasen se quedarían bloqueados en poder repetir los pedos o escapes mentales que les van a repetir, sin ni siquiera la mayoría de las veces, haber reflexionado sobre lo que pedan de su meteorismo mental.

El propio miedo nos convierte en demonios de nosotros mismos y de los demás.

De temerosos nos convertimos en perseguidores de lo que no entendemos, no comprendemos, o no nos encaja, pues tiene que tener un halo o sabor de repetición y de parte de alguno de los menús repetitivos.

Desde la aparición del turismo para masas en los años 60 la pregunta es ¿en dónde prefiere pasar sus vacaciones?, Usted ya sabe las cuatro respuestas, especialmente dos. Antes de eso, la respuesta en general, era de estar con la familia, ver a la familia, cerca, o lejos, pero compartir tu tiempo con la familia. Es lo que han destruido paulatinamente desde los años 60 en cuanto han estudiado los mecanismos de comportamiento desde los años 40. Con esto han ido acabando, especialmente ahora, con toda la seguridad acumulada. El refugio ya no es la familia, es hacer algo material, un viajes, unas vacaciones tener el último modelo de móvil o ir vestido a la moda, o escuchar las misma música que millones en todo el mundo, si no, no son nadie. NI siquiera en el refugio emocional de tu pueblo o ciudad, porque han logrado desarraigar las personas con el pertenecer a un mundo global con una identidad global, ya no tribal, ni familiar, ni cultural autóctono. Todo es un amasijo de ciudades, de lenguas spanglish, de lenguas mal habladas, de mensajes de texto mal escritos sin importar lo que supone perder la lengua secular, que será la incomunicación, el desarrollo de palabras que son la herramienta del matiz en las explicaciones y para hacerse entender, pero el plan Kalergi es amplio y el multiculturalismo busca la desintegración de la tribalidad autóctona, regional o racial, para convertirla en una masa uniforme que como la rana metida en agua a hervir, no se darán cuenta hasta que finalmente no dispongan de identidad.

La manipulación como prostitución de las palabras [6]

Javier Echeverría Zabalza – ATTAC Navarra-Nafarroa

Vivimos tiempos de manipulación masiva. Auténticas campañas mediáticas, estrategias preparadas por enormes poderes visibles e invisibles a base de montañas de mentiras y trucos con el objetivo de mover los hilos de tal manera que los millones de marionetas que pretenden que seamos la gente normal y corriente, digamos, hagamos e incluso pensemos de la manera que ellos quieren. Se trata de distorsionar la realidad poniéndonos en los ojos de nuestro entendimiento las gafas que nos hagan ver la película que ellos desean que veamos.

Las formas de manipulación son innumerables: la mentira repetida mil veces hasta que nos parezca verdad, la ocultación de aspectos importantes de la realidad, la exageración de otros, los titulares tendenciosos, la descontextualización de lo que se cuenta, la sugerencia como reales o posibles de hechos que nunca tuvieron lugar, la creación de bulos, la utilización de una parte por el todo, la difamación más burda porque siempre algo queda…

Pero en este escrito me voy a centrar en otra forma de manipulación que quizás sea la más potente de todas: el manejo del sentido de las palabras de tal manera que se pueda corromperlas, prostituirlas, vaciarlas de contenido, hacerlas significar una cosa y su contraria… siempre en beneficio de una ínfima minoría. En política, la disputa del sentido de las palabras es imprescindible para quienes queremos conseguir la hegemonía cultural y política frente a la manipulación masiva que recibimos por la educación, los medios y la cultura en la que estamos inmersos. Y digo que es imprescindible, porque sin lograr esa hegemonía no puede haber cambio y mucho menos podremos mantenerlo. Un claro ejemplo de esto es el término “impuesto”, que en la actual cultura neoliberal está asociado a “robo a mano armada por parte del Estado” y a “veneno para la economía”; de ahí que les sea fácil argüir que cualquier subida de impuestos es mala, aunque sólo afecte a una parte pequeña de la población, la que debería ser mucho más solidaria y contribuir a hacienda bastante más de lo que hace actualmente.

La posibilidad de la disputa del sentido de algunas palabras claves en el ámbito político se acrecienta en los momentos de profunda crisis social y política como el que nos encontramos. Así, hoy es más fácil desenmascarar y denunciar que el sacrosanto término “libertad” lo han restringido a la libertad de mercado o a la libertad de movimiento de capitales, mientras cada vez tenemos menos libertad de movimiento de personas –recordemos a los refugiados-, o menos libertad de expresión y de acción colectiva –la ley mordaza como ejemplo-, o de decisión en muchos ámbitos de la vida de amplios sectores de población por falta de medios económicos para ello. Otro término que han prostituido es el de “igualdad”, que se asocia ahora fundamentalmente a la igualdad de oportunidades para competir personas que parten con una enorme desigualdad de origen, capacidad y posibilidades; la igualdad de resultados ha quedado desaparecida en combate. O el término “justicia”, que se ha reducido prácticamente a sentencias de tribunales, muchas veces muy discutibles por la gran parcialidad de las mismas o por la gran influencia que tienen en los procedimientos y en los resultados de los mismos los recursos económicos e influencias de las personas implicadas; el sentido filosófico de justicia, incluso de las propias leyes, casi está desaparecido. O la perversión del término “democracia”, cuando de significar “el gobierno del pueblo” ha pasado a limitarse a un régimen electoral manipulado por las élites para favorecer su dominación, sin prácticamente más participación popular que unas elecciones cada cuatro años, teledirigidas y sumamente condicionadas por la desigualdad de recursos y por unas leyes electorales injustas.

Se podría seguir con el término “izquierda”, que ha perdido prácticamente su sentido original de lucha por la equidad y la solidaridad –además de la libertad- y ha pasado a significar fuerzas políticas que se alternan en el poder con los partidos de derechas sin que difieran sus políticas apenas en aspectos socioeconómicos fundamentales. O con el término “progreso”, que se ha quedado limitado a los aspectos más relacionados con la técnica o el crecimiento económico y ha perdido su sentido de mejora o superación de la condición humana en todos sus sentidos y extensión; hasta el punto de que, mientras la mayoría de los occidentales consideran que durante los últimos 40 años se ha producido un gran progreso, la realidad es que ha tenido lugar es una enorme regresión de derechos, de reparto de riqueza, de solidaridad…, de justicia social en definitiva.

Quiero terminar con un término muy manoseado últimamente y vital para el futuro de mucha gente: “el cambio”. Llevamos ya tres meses oyendo frases como “fuerzas del cambio”, “programa del cambio”, “gobierno del cambio”… para referirse a la posibilidad de un gobierno basado en el famoso acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Es un ejemplo clave de la manipulación del término (con artículo incluido), porque quienes lo están utilizando machacona y cínicamente quieren hacer ver a la gente que el cambio político y social sólo se tiene que limitar a que no siga Rajoy; aunque sigan las políticas socioeconómicas neoliberales que se han aplicado en las dos últimas legislaturas, así como gran parte de las políticas de regresión democrática y de agresión ecológica del gobierno del PP. Coincido con Santiago Alba Rico cuando dice que el cambio que necesita la sociedad actual debe ser revolucionario en lo socioeconómico (economía al servicio de la gente en lugar de que la gente esté al servicio de la economía como ahora), reformista en lo político-institucional (mediante la inyección de mucha más democracia) y conservador en lo antropológico (poniendo límites a la sinrazón de la expansión capitalista). Un significado muy diferente del que nos sugieren reiteradamente PSOE y Ciudadanos cuando se refieren a un cambio de caras y a algunas medidas en el ámbito político, muchas de ellas de maquillaje.

La disputa por el sentido de todas estas palabras y de otras muchas más forma parte de la lucha política y cultural que deberemos llevar a cabo si realmente queremos cambiar de verdad la deriva que las élites en el poder han imprimido a la sociedad actual. Una tarea enorme y muy desigual, pero absolutamente necesaria. Es fundamental que estemos alerta, que no aceptemos el significado que esas élites dan a las palabras en su propio beneficio y que les disputemos la hegemonía cultural y política recuperando el sentido que más favorece a la mayoría social.

 

El establishment y la manipulacion de las masas. [7]

El actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utiliza pues la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable.

Albert (CC)

artículos relacionados

Edward L. Bernays, sobrino de Sigmund Freud y uno de pioneros en el estudio de la psicología de masas, escribió en su libro Propaganda (1928), “La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones de las masas es un elemento importantes en las sociedades democráticas. Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar”. Asimismo, fundamenta el sustento de todos los sistemas de gobierno en la “manipulación de la opinión pública”, al afirmar que “ los Gobiernos, ya sean monárquicos, constitucionales, democráticos o comunistas, dependen de la aquiescencia de la opinión pública para llevar a buen puerto sus esfuerzos y, de hecho, el Gobierno sólo es Gobierno en virtud de esa aquiescencia pública”.

En otro de sus libros, “Cristalizando la opinión pública”, desentraña los mecanismos cerebrales del grupo y la influencia de la propaganda como método para unificar su pensamiento. Así,según sus palabras “la mente del grupo no piensa, en el sentido estricto de la palabra. En lugar de pensamientos tiene impulsos, hábitos y emociones. A la hora de decidir su primer impulso es normalmente seguir el ejemplo de un líder en quien confía. Este es uno de los principios más firmemente establecidos por la psicología de masas”, por lo que la propaganda del establishment será dirigida no al sujeto individual sino al Grupo en el que la personalidad del individuo unidimensional se diluye y queda envuelta en retazos de falsas expectativas creadas y anhelos comunes que lo sustentan.

Así, el estadounidense Harold Lasswell (uno de los pioneros de la “mass comunicación research”), estudió después de la Primera Guerra Mundial las técnicas de propaganda e identificó una forma de manipular a las masas ( teoría de “la aguja hipodérmica o bala mágica”), teoría plasmada en su libro “Técnicas de propaganda en la guerra mundial (1927) y basada en “inyectar en la población una idea concreta con ayuda de los medios de comunicación de masas para dirigir la opinión pública en beneficio propio y que permite conseguir la adhesión de los individuos a su ideario político sin tener que recurrir a la violencia”, fruto del encefalograma plano de la conciencia crítica de la sociedad actual favorecida por una práctica periodística peligrosamente mediatizada por la ausencia de la exégesis u objetividad en los artículos de opinión y el finiquito del código deontológico periodístico que tendría su plasmación en la implementación de la autocensura y en la sumisión “nolis volis” a la línea editorial de su medio de comunicación (fruto del endemismo atávico de la servidumbre a los poderes fácticos del status quo) y que habrían convertido al periodista en mera correa de transmisión de los postulados del establishment o sistema dominante.

El actual sistema dominante de las sociedades occidentales utilizaría pues la dictadura invisible del consumismo compulsivo

El actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría pues la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”, sistemas políticos que serán caldo de cultivo del virus patógeno conocido como “autos-kratos” o autocracia, forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal), que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista elegida mediante elecciones libres, llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista con claros tintes totalitarios (inflexible, centralista y autoritario), lo que confirma el aforismo de Lord Acton “El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Sin embargo, gracias a la interactividad que proporcionan las redes sociales de Internet (el llamado Quinto Poder que enlaza y ayuda a la formación de las identidades modernas), se estaría rompiendo el endémico aislamiento y pasividad del individuo sumiso y acrítico de las sociedades consumistas occidentales (Hombre unidimensional) y estaría ya surgiendo un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica, sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en nuestro código atávico como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por el sistema dominante, Individuo Multidimensional generador de un tsunami popular de denuncia del actual déficit democrático, social y de valores e instaurador del caos constructivo que terminará por diluir el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica (consumismo compulsivo).

 

Fuentes:

http://www.hispantv.com/noticias/opinion/257282/democracias-occidentales-manipulacion-opinion-publica [1]

http://elespiadigital.com/index.php/tribuna-libre/12936-como-nos-lavan-el-cerebro [2]

http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.de/2015/05/como-los-medios-de-comunicacion-modelan.html [3]

https://eladiofernandez.wordpress.com/2016/11/01/las-entrevistas-de-las-televisiones-a-la-gente-en-la-calle-no-son-para-informar-sino-para-controlar-el-nivel-de-comprension-que-la-gente-tiene-que-saben-y-que-no-para-poder-seguir-manipulando/ [4]

https://eladiofernandez.wordpress.com/2015/07/09/nadie-escucha/ [5]

http://www.attac.es/2016/04/06/la-manipulacion-como-prostitucion-de-las-palabras/ [6]

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?El-establishment-y-la-manipulacion [7]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia-Oculta, manipulacion masas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Casta Parasitaria III. Los mass media y el control de las mentes de los borregomatrix. (Art. Largo).

  1. Pingback: La Casta Parasitaria III. Los mass media y el control de las mentes de los borregomatrix. — educacionlibreysoberana – ronaldwederfoort

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s