Roma y America y la Caida del Imperio Romano.

1.Somos Roma?:

NOTA: Los siguientes videos son en ingles.

Sumas monumentales para rescates. aumentos de escalonamiento de la deuda pública. La concentración de poder en el gobierno central. Estos son sólo algunos de los problemas económicos que enfrenta Estados Unidos. Lawrence W. Reed, presidente de la FEE, discute siglo 21 en América y lo familiar que es el estado de bienestar nefasto romano de hace dos milenios.

Lecturas sugeridas para ampliar:

Podcast: Rome’s Economic Suicide with Lawrence W. Reed and Marc Hyden

Infographic: Currency and the Collapse of the Roman Empire

The Slow-Motion Financial Suicide of the Roman Empire” by Lawrence W. Reed and Marc Hyden

The Fall of the Republic” by Lawrence W. Reed

Homeland Security Circa AD 285” by Harold B. Jones, Jr.

Enemy of the State, Friend of Liberty” by Lawrence W. Reed

Bureaucracy Kills: A Lesson from Rome” by William Henry Chamberlain

Ancient Lessons” by James A. Maccaro

Poor Relief in Ancient Rome” by Henry Hazlitt

The Ancient Suicide of the West” by Nicholas Davidson

Rome: Money, Mischief, and Minted Crises” by Marc Hyden and Lawrence W. Reed

Libros Recomendados:

The New Deal in Old Rome” by H.J. Haskell

The Rise of Rome: The Making of the World’s Greatest Empire” by Anthony Everitt

Cicero: The Life and Times of Rome’s Greatest Politician” by Anthony Everitt

Cicero: A Portrait” by Elizabeth Rawson

Cicero: Politics and Persuasion in Ancient Rome” by Kathryn Tempest

Empires of Trust” by Thomas F. Madden

Rubicon: The Last Years of the Roman Republic” by Tom Holland

The Roman Revolution” by Ronald Syme

How Excessive Government Killed Ancient Rome” (policy brief) by Bruce Bartlett

Cómo perder una constitución –Lecciones de la Historia romana

Extraído en gran parte de su charla, “¿Estamos Roma?” Y su ensayo, “Enemigo público, amigo de la libertad,” presidente FEE Lawrence Reed pronunció este discurso en el evento final “Adiós a Irvington” el 23 de agosto de 2014.

 

Lawrence W. Reed speaks about the parallels between the fall of Rome and the modern United States

This talk was delivered at FreedomFest in Las Vegas, Nevada in July 2013.

 

2.Roma y America, la Ideologia del ocaso [2]:

Escribiendo en 1835, Alexis de Tocqueville atribuye el éxito comercial de los comerciantes americanos de los Estados Unidos voluntad de enfrentar la incertidumbre y el peligro. Los europeos, dijo, esperar a que el buen tiempo y regresar a puerto si el buque está dañado; el americano “se aparta mientras la tempestad todavía ruge. . . mientras están en movimiento, que repara su nave, desgastado por la tormenta. “1 El poblador de América, Tocqueville dijo, era” un hombre muy civilizado. . . que se sumerge en el desierto del Nuevo Mundo con su Biblia, un hacha, y los periódicos. “2 Cuando Anthony Trollope viajó por el Mississippi en 1860, encontró personas que viven en chozas de césped y trabajando de sol a sol. No había perspectivas de una mejora inmediata en su condición, sin embargo, se mostró optimista sobre el futuro y no sentía el más mínimo deseo de volver a civilization.3

Estas imágenes contrastan marcadamente con la de los estadounidenses se espera que consolarse con “mensaje de tranquilidad y confianza” sobre el Departamento de Seguridad Nacional de la vigilancia de más de un fin de semana festivo del Secretario Tom Ridge. Contrastan también con la imagen de personas de pie en colas en el aeropuerto, la eliminación de sus zapatos, y esperando dócilmente para un gesto de aprobación de un empleado federal aburrido. La vieja actitud de independencia autosuficiente ha muerto. No es simplemente que el mundo ha cambiado, pero que los estadounidenses tienen. No se trata simplemente de que nuestro gobierno se ha convertido en intrusivo, pero que no resistir sus ataques. Al igual que todos los demás pueblos en cualquier otro momento de la historia, estamos recibiendo el gobierno que merecemos.

Mi artículo “Hacia Seguridad Nacional 285 dC” describe la expansión burocrática que dejó un imperio indefenso ante su enemies.4 Pero hay más en la historia que eso. A finales del siglo III, un carácter romano era cosa del pasado. El ingenio valiente de los agricultores que ponen en espada y escudo para resistir galos invasores primera y más tarde los ejércitos de Aníbal habían desaparecido. Si bien es cierto que Roma cayó menos a los bárbaros que a su propia burocracia asfixiante, es cierto también que la burocracia tomó su energía de la incapacidad de los ciudadanos para ver los desafíos de su tiempo como una llamada a la creatividad y el esfuerzo personal. El destino de Roma fue el resultado de un cambio en la forma en que los romanos pensaban sobre sí mismos y su mundo.

El resultado más importante de los controles del gobierno, dijo F. A. Hayek, es “un cambio en el carácter de la gente.” 5 Si bien esto puede ser cierto, es sólo la mitad de la verdad. La otra mitad es que amplios controles gubernamentales dan expresión a las ideas de los pueblos entre los cuales aparecen. Pueden surgir sólo entre un pueblo que está psicológicamente preparado para someterse a ellos. Las similitudes entre la antigua y las experiencias modernas son dignas de consideración.

Entre las funciones propias de gobierno, Adam Smith aparece defensa militar. La desesperada situación en la que el Imperio se encontraba a finales del siglo tercero no era del todo ajeno al hecho de que después de la muerte de Trajano y de nuevo después de la muerte de Marco Aurelio, los ejércitos de Roma, se retiraron de sus posiciones a lo largo de las fronteras del norte. Tan pronto como la presión en las fronteras alivió, hordas bárbaras comenzaron a barrer a través de ellos.

Visto de este modo, agresiva “guerra contra el terrorismo” de Bush es un acto de genio. El terrorismo es como cualquier otra actividad humana en la que trabaja bajo la restricción de recursos limitados. Estos recursos pueden ser desplegados más convenientemente en agredir a los soldados en Irak y Afganistán que en los ataques contra objetivos occidentales. El reciente bombardeo de las estaciones de tren de España, mientras que alarmante, es probablemente menos terrible de lo que estaría pasando si la batalla no había sido trasladado al propio patio trasero del Islam. Como Roma en su apogeo, los Estados Unidos se está protegiendo por medio de la incesante presión sobre los que la amenazan.

Pero hay más en la historia que eso. invasores del Imperio fueron impulsados por intereses económicos más que ideológicos. Estaban más interesados en encontrar suficiente para comer que en el saqueo. “Cuando las tribus podían comprar u obtener alimentos en paz”, dice Paul Johnson, “rara vez recurrían a la violencia.” 6 Al reducir el abanico de posibilidades para el comercio pacífico, la política de utilizar la riqueza de las provincias en beneficio de la ciudad capital por lo tanto desempeñado un papel en despertar la hostilidad de las tribus y para animarles a seguir adelante hasta que llegaron a las paredes de la misma Roma.

Viven a expensas del Imperio:

La política de explotación de las provincias, a su vez, era una expresión de la convicción de los romanos que tenían derecho a vivir a expensas de su imperio. Esta convicción es notablemente similar a la de los agricultores occidentales, que creen que a cambio de sus votos tienen el derecho a ser subvencionada por los contribuyentes. discusiones de la OMC en Cancún fracasaron en gran parte debido a la infelicidad representantes del tercer mundo ‘con cosas tales como subsidios de algodón $ 1.6 millones de dólares América, que superabundancias los mercados mundiales y hace que sea imposible que los países como Chad y Mali predominantemente musulmana para competir. El centro con sede en Bruselas para la nueva Europa ha dicho Política Agrícola Común de la Unión Europea es un importante contribuyente a la pobreza de América Latina, Asia y África; mata a 6.600 personas al día.7 Si los $ 125 millones que el Estados Unidos planea gastar en su programa de explotación entre 2002 y 2012 fueron eliminados, los agricultores islámicos no pueden de repente el amor de los Estados Unidos, pero su odio perder en penetración en cierta medida por su alegría por tener un mercado tan rico por sus productos. Los estadounidenses, por su parte, tendría las ventajas tanto de los más baratos camisetas y una factura de impuestos más baja.

Puede ser que sea demasiado esperar que el libre comercio podría llevar a cabo la amargura del fundamentalismo islámico. Fanáticos con un resentimiento contra el mundo y una propensión a la violencia vistoso pueden ser simplemente un hecho de la vida moderna. No hay nada nuevo acerca de terror organizada: se remonta al menos a algunas cepas del anarquismo, a la Federación de Mineros del Oeste, y para los Trabajadores Industriales del Mundo. Por otra parte, estas fueron todas las respuestas a las presiones económicas asociadas con el aumento del proteccionismo internacional a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Sea como fuere, lo cierto es que la infelicidad del Islam con la modernidad no es del todo ajeno a las políticas que dan expresión a la condena de los agricultores occidentales que no deberían tener que hacer frente al desafío de la competencia internacional.

convicción de los agricultores, a su vez, es similar a la creencia de la industria del acero que tenía el derecho a ser protegido de la eficiencia de las empresas extranjeras. Es similar a la convicción expresada recientemente en la oposición de los trabajadores altamente cualificados para el libre comercio. Los ingenieros de diseño, los maquinistas, y expertos en tecnología de la información quieren ser protegidos de la competencia de China e India, donde los ingenieros bien entrenados están dispuestos a trabajar por menos de lo que serían pagados en la industria americana Estados Unidos.8 y los trabajadores están de acuerdo con la agricultura americana en la creencia de que tienen derecho a un refugio de las tormentas de cambio.

Al igual que los ciudadanos de Roma del siglo III, los estadounidenses creen que tienen el derecho a vivir con seguridad detrás de altos muros. Pero hay personas hambrientas que esperan a las puertas, y la única alternativa al intercambio pacífico es la guerra.
La fuente de debilidad

Unos pocos años antes de Tocqueville visitó América, Departamento de Estado John Quincy Adams anunció esta política: “La República Americana invita a nadie a venir. Vamos a mantener fuera a nadie. Las llegadas sufrirán ninguna desventaja como extranjeros. Pero ellos no pueden esperar ventajas tampoco. Lo que les sucede depende enteramente de su capacidad y esfuerzos individuales, y en la buena fortuna. “9 Los ciudadanos de los Estados Unidos a principios del siglo XIX parecen haber entendido que no tenían derecho a nada más que el resultado de sus propios esfuerzos.

En el transcurso del siglo XX, que la comprensión desapareció. Los ciudadanos de los Estados Unidos aprendieron a pensar en sí mismos como derecho a los mismos sus votos podrían comprar. Herbert Hoover fue elegido presidente porque prometió “un pollo en cada olla” y fue reemplazado cuando dicha ave no se materializó. Franklin Roosevelt estaba hablando a la condena existente cuando hablaba de los derechos “de suyo evidentes” para el empleo bien remunerado “, alimentación, vestido y recreación”, la atención médica, los ingresos de jubilación, y la protección de la inseguridad de edad edad.10 . en su decisión de 1970 en Goldberg v Kelly, el Tribunal Supremo de Estados Unidos adoptó la tesis del artículo de Yale Law Journal de Charles Reich 1964: los beneficios del gobierno se reunieron la definición constitucional de la propiedad “, no muy diferente de todo el derecho de propiedad que el capital privado, una vez invocado “, como Reich puso it.11

Los estadounidenses creían que una vez que la propiedad era el resultado del pensamiento y el esfuerzo personal. Ahora piensan en él como el resultado de una decisión judicial o decreto legislativo. Lejos de evitar el gobierno, buscan su intervención en su nombre. En su artículo del Wall Street Journal sobre el proyecto de ley de prescripción de medicamentos de Medicare, de AARP CEO William D. Novelli habla repetidamente sobre tales cosas como “beneficios de los jubilados” y drugs.12 “accesible” receta “Estamos reforzando nuestros esfuerzos en los estados para fortalecer La cobertura de Medicaid y programas de medicamentos recetados suplementarios “, dice santurronamente. Él parece no entender que esto implica costos, que alguien tiene que pagar. En lo que a él se refiere, mayores de Estados Unidos tienen derecho a lo que creen que necesitan, simplemente porque son mayores de Estados Unidos.

Pero no se trata sólo de la tercera edad. Cada grupo que se puede pensar en una etiqueta para sí presiona su pretensión de un tratamiento especial. Cuando Aaron Wildavsky sumó el número de miembros de todos los grupos que habían tenido éxito en la obtención de algún tipo de “protección”, encontró que el total llegó a 374 por ciento de la población.13 americana toda Creemos que tenemos el derecho a obtener más por menos esfuerzo; todos queremos ser liberados de las cargas de la competencia; todos queremos conseguir el gobierno en nuestra causa.

Esto se debe a que se aferran a las ideas de nuestros antepasados habrían rechazado como una tontería. Hace ciento cincuenta años Ralph Waldo Emerson dijo a las multitudes que se habían reunido para escucharlo que “aunque el ancho universo está lleno de bueno, no hay grano de maíz nutritivo” pudo llegar a una persona, sino por su propio esfuerzo. “La naturaleza no sufre nada a permanecer en sus reinos que no pueden ayudarse a sí mismo. La génesis y maduración de un planeta, su aplomo y la órbita, el árbol doblado restaurarse desde el fuerte viento, los recursos vitales de cada animal y vegetal, son manifestaciones de la basta a sí mismo y el alma auto-confiar. “14

Estas palabras golpearían los americanos modernos como indiferente. Los contadores, mecánicos, artesanos y secretarias a las que originalmente se abordaron asintieron entre sí y acordaron que era simplemente normal común sense.15 Nuestros antepasados eran muy conscientes de algo que parece que hemos olvidado: la relación entre la “ganancia” y “merecen”. al igual que los antiguos romanos, el pueblo de los Estados Unidos parecen universalmente al trabajo bajo la ilusión de que su ciudadanía es un boleto gratis para las cosas buenas de la vida.

El fin de la civilización tal como la conocemos:

De la decadencia y caída del Imperio Romano de Edward Gibbon comienza con la muerte de Marco Aurelio en el año 180. La fecha fue un punto de inflexión, ya que era el momento en el que el poder pasó a manos de los líderes que no pudieron el cumplir con las exigencias de su veces. Esta era una función de la personalidad menos que la filosofía. El segundo siglo fue la marea alta en la historia de Roma porque era una época en la que las clases educadas estaban imbuidos de una ideología que hizo por el orden y el progreso. Cuando la filosofía que pasó de moda, el Imperio comenzó a separarse.

El segundo siglo fue la gran época del estoicismo, que de acuerdo con William Lecky “han proporcionado los principios de la virtud, coloreado la literatura más noble de la época, y guió a todos los desarrollos de entusiasmo moral.” 16 A pesar de que incluye doctrinas no específicamente económica, el estoicismo alentó a las actitudes autosuficientes de las que dependen los mercados libres. Su énfasis en la responsabilidad individual, la inevitabilidad del cambio, y la beneficencia último de malestar a corto plazo crean un espíritu de independencia en todos los que vinieron bajo su influencia.

El último de los grandes filósofos estoicos era el emperador Marco Aurelio. Al describir la labor de su predecesor, alabó “la insistencia invariable que las recompensas deben depender de mérito.” Antonino Pío ‘El ideal político estoico, dijo, era “la igualdad y la libertad de expresión para todos, y una monarquía que se trate principalmente por mantener la libertad . del sujeto “pensamiento 17 Aurelius prefiguró la doctrina de Adam Smith de la” mano invisible “: en un solo lugar, dice que” el hombre siempre está justificada en la búsqueda de su propio bien, “18 y en otro” todos nosotros estamos trabajando juntos para el mismo fin; algunos de nosotros, a sabiendas y deliberadamente, otros inconscientemente. “19” Mira a las plantas, los gorriones, hormigas, arañas, abejas”, aconsejó,” todos ocupados con sus propias tareas, cada uno haciendo su parte hacia un orden mundial coherente. “20

La similitud entre estas ideas y los sentimientos de nuestros antepasados americanos es más que una mera coincidencia. El siglo XIX fue la segunda edad del estoicismo. Emerson era un estudiante de por vida de Séneca, un estoico sage.21 Segunda del siglo romanos encontraron el ideal estoico en las historias de Plutarco; Del siglo XIX americanos encontraron que en las historias de Horatio Alger y lector de la McGuffey. La traducción de George Long Meditaciones de Marco Aurelio ‘pasó por muchas impresiones, ya que estaba en la “lectura obligada” lista de los victorianos en ambos lados de la Atlantic.22

En el momento del mismo Aurelio, sin embargo, el ideal estoico se estaba convirtiendo en moda. Su nota a pie de donde él estaba escribiendo nos dice mucho: “Entre los cuados, en el río Gran”, 23 en otras palabras, fuera de las fronteras, la defensa de Roma de las consecuencias de su propio proteccionismo. Detrás de las fronteras, las autoridades imperiales y municipales encontraron mentalidad del derecho del público presionándolos para el mantenimiento de precios “justos” para el grano, aceite y vino. Impedido por dichas normas a partir de la obtención de un retorno de sus esfuerzos y su capital, los propietarios de tierras se vieron incapaces de frecuentar las tiendas de los artesanos urbanos. La cooperación voluntaria comenzó a desaparecer, y los hombres que pensaban que las crisis de su tiempo podría ser resuelto por medio de la fuerza tomó las riendas. Aurelio fue llamado de nuevo desde la lucha contra los bárbaros para sofocar una rebelión de Avidius Cassius. Los próximos cien años sería el siglo de los generales.

“La maravillosa civilización de la antigüedad”, dice Ludwig von Mises, “pereció porque no ajustó su código moral y su sistema jurídico a las exigencias de la economía de mercado.” 24 Sería mejor, en términos incluso de las propias ideas de Mises, para argumentar que la antigua civilización se enriqueció bajo la influencia de un código moral y se desintegró como el código desapareció. Una ideología que lleva a la prosperidad y la otra hacia el desastre.

América se convirtió en grandes porque sus ciudadanos, una vez suscrito el principio de la responsabilidad individual. ¿Qué pasará ahora que este principio ha sido descartada por verse. La experiencia romana sugiere que no sea agradable.


Notes

  1. Alexis de Tocqueville, Democracy in America, trans. Harvey C. Mansfield and Delba Winthrop (Chicago: University of Chicago Press, 2000 [1835–40]), p. 386.
  2. Ibid., p. 290.
  3. David C. McClelland, The Achieving Society (New York: D. Van Nostrand, 1961), p. 13.
  4. Ideas on Liberty, April 2003, http://www.fee.org/~web/Jones.pdf.
  5. F. A. Hayek, The Road to Serfdom, 50th anniversary ed. (Chicago: University of Chicago Press, 1994 [1944]), p. xxxix.
  6. Paul Johnson, A History of Christianity (New York: Simon & Schuster, 1976), p. 128.
  7. Deroy Murdock, “U. S. Farm Welfare Harmful to Third World’s Health,” Atlanta Journal-Constitution, September 19, 2003, p. A17.
  8. Michael Schroeder and Timothy Appell, “Skilled Workers Mount Opposition to Free Trade, Swaying Politicians,” Wall Street Journal, October 10, 2003, p. A1.
  9. Paul Johnson, A History of the American People (New York: HarperCollins, 1997), p. 288.
  10. Fred L. Israel, ed., The State of the Union Messages of the Presidents of the United States (New York: Chelsea House, 1966), III, p. 2881.
  11. Charles Reich, “The New Property,” Yale Law Journal, April 1964, p. 787.
  12. William D. Novelli, “AARP Stays Sharp,” Wall Street Journal, December 4, 2003, p. A16.
  13. Philip K. Howard, The Death of Common Sense (New York: Warner Books, 1994), p. 126.
  14. Ralph Waldo Emerson, “Self Reliance,” in The Essays of Ralph Waldo Emerson (New York: Random House, 1944), pp. 28, 43.
  15. Johnson, American People, pp. 405–08.
  16. Maxwell Staniforth, “Introduction” to Marcus Aurelius, Meditations, trans. Maxwell Staniforth (London: Penguin, 1964), p. 9.
  17. Marcus Aurelius, ibid. pp. 39, 40.
  18. Ibid., p. 172.
  19. Ibid., p. 100.
  20. Ibid., p. 77.
  21. Will Durant, Caesar and Christ (New York: Simon and Schuster, 1944), p. 307.
  22. Maxwell Staniforth, “Translator’s Note” in Meditations, p. 32.
  23. Ibid., p. 44.
  24. Ludwig von Mises, Human Action, 3d ed. (New York: Regnery, 1966), p. 769.

https://fee.org/resources/are-we-rome-by-lawrence-w-reed/ [1]

https://fee.org/articles/rome-and-america-the-ideology-of-decline/ [2]

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bancos-Comercio-Usura, Conspiraciones, Gobierno Mundial, Historia-Oculta, Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s