El poder y la clase dominante global. ¿Quién gobierna el mundo? I.


El fin de la democracia como la conocemos:
Por Bernd Hamm

Este documento comienza con un resumen de los principales elementos teóricos en la definición de una clase dirigente mundial. A continuación, examinamos cómo los neoconservadores de los EE.UU. tomaron el poder y utilizan el cambio de régimen para crear caos en otras regiones. Una estrategia de la tensión se utiliza para presionar la población en conformidad. Pero la verdadera revolución es en qué medida la política de hechos escapan a cualquier intento de control democrático. Tres estudios de caso muestran hasta qué punto el Estado profundo ya se va. La democracia está en el borde de la supervivencia.

1. Teoría

En el documento anterior (Hamm, B. 2010) me sugirió un marco analítico para el estudio de la energía y su relación con el futuro de la sociedad global. Este esquema se abordaba específicamente cuatro preguntas: (1) ¿Cómo es la clase dominante mundial estructurado internamente? (2) ¿Es teóricamente correcto utilizar el término clase para la clase gobernante? (3) ¿Cuáles son los principales instrumentos de poder? (4) ¿Cómo funcionan estos conocimientos analíticos de impacto sobre el futuro probable de la sociedad humana?

Basado en el trabajo seminal de C. Wright Mills en The Power Elite, una investigación reciente sugiere que la estructura de poder de un modelo de tipo ideal de cuatro círculos concéntricos: En el círculo interior, nos encontramos con la confianza global de dinero, los ricos individuos, familias o clanes, todos con Fortunas por encima de los mil millones de euros. Los CEOs de las grandes corporaciones transnacionales y los principales actores financieros internacionales conforman el segundo círculo. Ellos son en su mayoría preocupados con el aumento de la riqueza del círculo interior, y con ella su propia cuenta. políticos de primer orden internacional, algunos activos en los gobiernos e instituciones internacionales, algunos más en el fondo como asesores, además de la militar de alto rango, componen el tercer círculo. Esta clase política tiene tareas: organizar la distribución del producto social de tal manera que se transfiera tanto como el equilibrio de poder real permite a los bolsillos de los círculos internos y segundo, y asegurar la legitimidad del gobierno mediante la organización del circo político de una estructura supuestamente pluralista. El cuarto anillo se compone de académicos de alto nivel, magnates de los medios, abogados, y puede incluir a veces autores prominentes, estrellas de cine y música, artistas, representantes de ONG, algunos líderes religiosos, unos criminales superiores y otros útiles para la decoración de los círculos internos. Ellos disfrutan el privilegio de cerrar el acceso a aquellos en el poder, que están bien pagados y se asegurará de no perder esos beneficios (Hamm, B. 2010: 1008-9; véase también Phillips, P., Osborne, B. 2013).

Parece ser que el grado de internacionalización de los poderosos se correlaciona con su estado en la jerarquía de anillo. Los dos círculos internos siempre han sido internacionales. El tercer y cuarto anillos, sin embargo, tienden a ser mucho más a nivel nacional unido (por la propiedad, por elecciones) que la primera y la segunda. El círculo interior no es estático, pero relativamente sólido. Se basa en el capital financiero y social a menudo acumulada por las generaciones anteriores, el acero, la banca, armas o magnates del petróleo. La principal fuente de alimentación está siendo sostenida a una familia del círculo interior. Los Rockefeller, los Rothschild, los Morgan, los Dupont, los Vanderbilt, los Agnelli, los Thyssen Krupp o el proporcionaría ejemplos ilustrativos (véase, por ejemplo, Holbrook, 1953; o, más recientemente, Landes, 2006; Marshall, A. G. 2013).

También están los nuevos ricos. Nombres como George Soros, William Gates, Warren Buffett, Mark Zuckerberg, Sheldon Adelson, o los hermanos Koch vienen a la mente (Smith, Y. 2013); oligarcas rusos o europeos orientales como Alisher Usmanov, Mikhail Chodorkowski, Boris Berezowski, Mikhail Fridman, Rinat Ahmetov, Leonid Mikhelson, Viktor Vekselberg, Andrej Melnichenko, Roman Abramovich; así como Carlos Slim Helú, Lakshmi Mittal, Mukesh Ambani, Jorge Paulo Lemann, Iris Fontbona o Aliko Dangote de los llamados países menos desarrollados. Estos nuevos ricos tienden a ser políticamente más activo, al menos en el escenario delante, que las viejas familias ricas: George Soros con su Fundación Sociedad Abierta y sus advertencias permanentes de los males del capitalismo no regulado es el más conocido por sus tendencias liberales, mientras que el hermanos Koch, Sheldon Adelson o Robert Murdoch son agresivamente de derecha (Heath, T. 2014; Snyder, M. 2013; Webster, SC 2013). Los oligarcas del antiguo bloque soviético han acaparado casi toda su fortuna durante la presidencia de Boris Yeltzin que, alcohólico patológica como estaba, dio cabida a la privatización a gran escala de las empresas estatales y las materias primas después de la caída del régimen socialista.

Las terapias de choque se introdujeron bajo la influencia de los asesores occidentales, especialmente el programa de privatización de Harvard Jeffrey Sachs como la figura principal, así como el Fondo Monetario Internacional. Jegor Gajdar, Anatoli Tschubais, él mismo un oligarca, y Alfred Koch [1] eran sus ejecutivos locales en Rusia, Vaclav Klaus en Checoslovaquia, Leszek Balcerowicz en Polonia. El método de cómo crear oligarcas, y la polarización social, es fácil de entender y se ha practicado en el momento en el FMI y otra vez para el día de hoy como parte de su política de ajuste estructural (más tarde cínicamente llamada estrategia de reducción de la pobreza): abolición de todo control premio y subvenciones públicas, despido funcionarios públicos, los salarios de carrera, devaluar la moneda, y la privatización de las empresas públicas y la infraestructura, es decir, el Consenso de Washington. La pobreza generalizada es el resultado inmediato y la otra cara de la moneda de la riqueza extremadamente concentrada en pocas manos.

¿Este oligarquía mundial constituyen una clase social en el sentido teórico del término? Si es así, debe (1) estar en control de los medios de producción, (2) estar unidos por la conciencia de clase, y en la mentalidad de grupo; (3) ser parte de una lucha de clases mundial sobre la distribución del producto social. El segundo criterio se ha discutido en el documento de 2010, y respondido positivamente: “El GRC tenderá a verse a sí mismos, muy parecido a los reyes feudales, como de superioridad divina colocándolos por encima de todos los demás seres humanos. El fascismo es muy probable que sea un pilar básico de su ideología, y la guerra será sólo una de las herramientas para aumentar su poder y los beneficios “(Hamm, 2010: 1010; véase también Turley, J. 2014; Dolan, E. W. 2013). A medida que la élite de dinero en general, tiende a centrar sus contactos sociales en el interior, el pensamiento de grupo se refuerza de forma permanente. Esto podría mantener cierto incluso si no es homogénea en otros aspectos (Lofgren, M. 2013).

Para la primera pregunta que debe hacerse hincapié en qué medida el sector financiero ha tomado el control de las industrias productivas. En este caso, la enorme cantidad de dólares recién impresos se inyecta en la economía mundial desde la abolición del patrón oro en 1971 es decisivo. El Banco de la Reserva Federal bajo gobiernos de Estados Unidos ha seguido esta política hasta el día de hoy. La cantidad de dinero para dar un paseo por inversión rentable no se basa en la producción o los servicios, sino más bien mediante la impresión de billetes de Fiat. Se permitió a la industria financiera para comprar los negocios reales por acciones y bonos y sus respectivos derivados dentro y fuera de los EE.UU.. Por lo tanto, la industria financiera adquirió el control de hecho de grandes partes de la economía real, incluyendo, a través de las cadenas de producción, pequeñas y medianas empresas, tierras fértiles, y las materias primas. También es de gran influencia en la ciencia y la tecnología y, a través de sus grupos de presión y de campaña de donaciones, en la toma de decisiones políticas. De hecho, mientras los legisladores estadounidenses tienden a pertenecer a los estratos superiores de la jerarquía financiera, y por lo tanto con el tercer círculo de nuestro modelo de energía, sino que también tienden a identificarse ampliamente con los intereses de los anillos interiores (dinero Choice 2013). Por lo tanto, es correcto concluir que la industria financiera tiene el control de los medios de producción.

Con demasiada frecuencia los escritores entienden lucha de clases como la acción tomada por los trabajadores para trabajar los intereses de clase, con vistas a la no menos importante (y en nuestros tiempos considerablemente más importantes) lucha de clases organizadas y dirigidas por la clase dominante a través del Estado:

“Toda la panoplia de políticas neoliberales, de los llamados” medidas de austeridad “a despidos masivos de empleados públicos y privados, a las transferencias masivas de riqueza a los acreedores están diseñados para mejorar el poder, la riqueza y la primacía de diversos sectores de la capital al los gastos de mano de obra. … La lucha de clases desde arriba está dirigido a mejorar la concentración de la riqueza en la clase dominante, el aumento de los impuestos regresivos sobre los trabajadores y la reducción de impuestos a las corporaciones, selectivamente hacer cumplir los reglamentos, que facilitan la especulación financiera y la reducción de los gastos sociales para pensiones, salud y educación para las familias de los trabajadores “.

La lucha de clases desde arriba pretende maximizar la potencia colectiva de capital a través de leyes restrictivas sobre las organizaciones de trabajadores, movimientos sociales y los derechos de negociación colectiva de los trabajadores. Los presupuestos estatales más rescates son sitios de lucha de clases; Los bancos son sitios de lucha de clases entre los titulares de hipotecas y los hogares, los acreedores y los deudores. Billones de dólares se transfieren del tesoro público a los banqueros de rescate. Cientos de miles de millones en recortes sociales se imponen a los trabajadores, que atraviesa todos los sectores de la economía “(Petras, J., 2013). Los gobiernos juegan un papel decisivo para extraer dinero de la población a través de los impuestos y la transferencia a los ricos a través del sistema bancario. Lo que están haciendo, con la ayuda del FMI, a Grecia, Portugal, Irlanda o Chipre o España, y lo que esperan hacer a Ucrania, Egipto, Tailandia, Venezuela o Libia, que han estado haciendo a los países en desarrollo ayer con exactamente el mismo medicamento.

“Lo quieren todo. Beneficio y el poder. Nuestro mundo está dominado y volver a ser moldeado por una pequeña elite financiera, empresarial, político e intelectual global. Y todos tienen que sufrir para que puedan tener lo que cualquier persona en su posición querría tener: más, lo quieren todo. Y quieren que te calles sólo arriba y dejar que se lleven todo. Si usted tiene un problema con eso, bueno, para eso son la policía antidisturbios, prisiones, y el fascismo”(Marshall, A. G., 2013; tambor, K. 2013).

También encontramos una jerarquía de poder global entre los estados-nación. Parafraseando lo dicho más arriba de las actitudes de los miembros de la clase dominante: la nación más poderosa tenderá a verse a sí mismo como de superioridad divina colocándolo muy por encima de todas las demás naciones. El fascismo es muy probable que sea un pilar básico de su ideología, y la guerra será sólo una de las herramientas para aumentar su poder y los beneficios.

“De acuerdo con esta doctrina farisaica [del excepcionalismo estadounidense], Estados Unidos es el país indispensable. Lo que esto significa es que los EE.UU. ha sido elegido por la historia de establecer la hegemonía del secular “capitalismo democrático” en el mundo. La primacía de este objetivo coloca al gobierno de Estados Unidos por encima de la moral tradicional y por encima de toda ley, tanto en su propia e internacional “(Roberts, P. C., 2013).

La afirmación de que el papel de potencia hegemónica mundial está teniendo un alto precio (Nader, R., 2014). polarización socioeconómica aumentó bruscamente. Cientos de miles de familias han sido expulsadas de sus hogares por las ejecuciones hipotecarias. Algunos veinte por ciento de todos los hogares están en cupones de alimentos. Un número creciente de familias ya no pueden pagar sus rentas, y mucho cuidado solo para el retiro; miles de personas viven en chabolas y tiendas de campaña. Algunos gobiernos municipales han empezado a conducir a los pobres de las zonas del centro por lo que se vuelven más y más invisibles [2]. Si bien la tendencia es general, las mujeres, los niños y los no blancos se ven especialmente afectados. a menudo se ha informado de las consecuencias en forma de asistencia sanitaria reducida y el aumento de las tasas de mortalidad [3]. Un bebé nacido hoy en los EE.UU., cuando se toma su primera bocanada de aire, es de 50.000 $ en deuda (Ventura, J., 2013). Las ganancias de la industria de la prisión una política de encarcelamiento que ni siquiera se detiene frente oraciones de toda la vida a los niños.

El tramo del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial constituye el pilar económico de los EE.UU. como la única superpotencia restante. A medida que los EE.UU. fue capaz de exportar todo el dinero recién impreso, podría apropiarse de los productos de otras sociedades por el precio simple hoja de papel de impresión y por esta fuerza otros países a pagar por el lujo, así como por su abrumador poder y los militares sedientos de guerra. Añádase a esto la política de ajuste estructural ejercida por controlado por Estados Unidos el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, además de las acciones encubiertas de la CIA en todo el mundo. Por lo tanto, es analíticamente correcto decir que los EE.UU. se convirtieron en el adversario en la lucha de clases mundial. De ello se desprende que el núcleo de una clase dominante mundial reside en los EE.UU. Al igual que en la teoría estructural de Galtung del imperialismo (Galtung, J. 1980), la potencia hegemónica se basará en vasallos en las naciones subordinadas en forma de gobiernos aliados. Las elites de las naciones subordinadas son asignados para garantizar el papel indiscutible de la potencia hegemónica mundial, para permitir el acceso sin restricciones a los recursos locales y los derechos de control asegurando al mismo tiempo la inmunidad a sus representantes. Por lo tanto, podemos ubicar provisionalmente la clase dominante mundial en la élite del poder de los Estados Unidos.

La prueba del poder es, en el individuo como en el plano colectivo, en base a dos criterios: la posibilidad de evitar el enjuiciamiento de los crímenes cometidos, o la impunidad, y el grado en que es posible la apropiación de la riqueza de otros. Un ejemplo a destacar es dada por los ataques del 9/11. Los que tienen éxito en la prevención de una nueva y exhaustiva investigación en duda la versión oficial (entre muchos Ruppert, M., 2004) son, evidentemente, en una posición de poder. Así son los que iniciaron la guerra y son responsables de cientos de miles de personas asesinadas y no son llevados a juicio en las secuelas. Ninguno de los dos tiene a nadie en el gobierno de Estados Unidos ha considerado responsable de la tortura, los asesinatos selectivos y las víctimas de aviones no tripulados, los delitos prohibidos en virtud de la ley estadounidense y los Convenios de Ginebra, o viola los derechos constitucionales-espionaje sin orden, sin orden judicial, violaciónes de exhibición, el asesinato de los ciudadanos sin el debido proceso, denegación de la representación legal, la convicción en pruebas secretas. ¿Quién ha de ser responsables de los efectos a largo plazo de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki? o la propagación del agente naranja en Vietnam? o el uso de munición con uranio empobrecido en Irak? Los criminales de guerra podrían ser identificados – sino que los trata? No sólo que los EE.UU. mató a uno y medio millones de personas, en su mayoría iraquíes y algunos americanos, y arruinado el país, y los costos de casi tres billones de US $ infringido el contribuyente, sino que también encendieron el conflicto entre sunitas y chiítas (Stone, O. , Kuznick, P., 2013: 521-34).

“El Departamento de Justicia de Obama, en particular, el Jefe de la División Criminal, […], ni siquiera trató de mantener a los criminales de alto nivel responsables. Lo que Obama funcionarios de la justicia hizo lugar es exactamente lo que hicieron en la cara de alto nivel crímenes de la era Bush de la tortura y el espionaje sin orden judicial: a saber, actuado para proteger a las facciones más poderosas en la sociedad frente a la abrumadora evidencia de la criminalidad grave “( Greenwald, G., 2013).

¿Quién iba a llevar a juicio a los banqueros, que saquearon la clase media? (Whitney, M. 2014; Cantu, A. 2014)

2. ¿Quién gobernaba el mundo – Ayer, y cómo?

2.1 El ascenso de los neoconservadores

Los estadounidenses insisten regularmente que es sólo la autoridad de gobierno global de los Estados Unidos que se basa el grado de seguridad y la prosperidad que existe en el mundo. Sin esto habría caos generalizado, estancamiento económico, y la guerra internacional mucho más frecuentes. Los defensores de esta concepción enfatizan la dependencia del orden mundial en el ejército de Estados Unidos, las capacidades económicas, diplomáticas e ideológicas (Falk, R., 2014). Falk menciona Michael Mandelbaum como el defensor más apasionado de una posición trabajado en sus libros [4]. Recientemente Mandelbaum ha reiterado este argumento en un ensayo corto (2014): “Los Estados Unidos se destaca como gobierno de facto del mundo.” Este gobierno mundial aunque se administra desde su sede estatal en Washington, está de acuerdo con sus promotores, meta-política, y desinteresado. Debe ser apreciado por todos los hombres de buena voluntad de contribuir a la mejora de la humanidad.

La “ofensiva neoconservadora” (Hamm, B., 2005, 1-18) se inició en agosto de 1971 con el Manifiesto Powell (Nace, T., 2003 [5]) y tuvo su primer gran éxito cuando Ronald Reagan entró en el poder y trajo a muchos de los halcones neocon con él. Habían estado en el lugar antes y estaban esperando su oportunidad. El final llegó probablemente con las revelaciones de la Edward Snowden en junio de 2013, cuando las personas, empresas y gobiernos de todo el mundo se despertó con el hecho de que toda su comunicación electrónica fue espiada por la NSA.

Ronald Reagan fue el presidente peor de los casos informados, un anciano que dormía fuera, incluso en las reuniones del Consejo Nacional de Seguridad, y que percibe el mundo a través del lente de las películas de Hollywood:

Un hombre de conocimiento limitado, pero de creencias religiosas profundas y fuertes convicciones conservadoras, proporcionó poca orientación sobre la política y no tenía interés en o comprensión de los detalles. … Estilo y la falta de experiencia en política exterior desacoplada de Reagan dejaron la puerta abierta a las intrigas de palacio entre sus subordinados, que estaban deseosos de llenar el vacío “(Stone, O., Kuznick, P., 2012: 421-4).

A mediados de la década de 1970, el entonces secretario de Defensa, Donald Rumsfeld comenzó a argumentar que el gobierno soviético estaría ignorando los tratados bilaterales y en secreto la construcción de armas con la intención de atacar a los Estados Unidos. Junto con Paul Wolfowitz, que quería crear una visión mucho más grave de la Unión Soviética, sus intenciones y puntos de vista sobre luchando y ganando una guerra nuclear. Cuando George HW Bush se convirtió en director de la CIA en 1976, se creó un equipo de dieciséis expertos externos que iban a tener una mirada independiente a los datos altamente confidenciales utilizados por la comunidad de inteligencia para evaluar las fuerzas estratégicas soviéticas, comúnmente conocida como el Equipo B. sus acusaciones demostraron todo mal. El director de la CIA concluyó que el enfoque del equipo B estaba “en marcha un proceso que se presta a la manipulación para fines distintos de la precisión estimativo.”

El Equipo B guerra reclutado en parte por el Comité sobre el Peligro Presente, que reunió por primera vez en 1950. Se presionó al gobierno directamente y trató de influir en la opinión pública a través de una campaña publicitaria. Esta iteración del CPD se disolvió en 1953, cuando sus líderes se les ofreció posiciones en la administración de Dwight D. Eisenhower. Esta idea se retomó en privado en marzo de 1976 y proporcionó 33 funcionarios de la administración de Ronald Reagan incluyendo director de la CIA William Casey, el asesor de Seguridad Nacional Richard V. Allen, embajadora de Estados Unidos   de las Naciones Unidas Jeanne Kirkpatrick, el Secretario de la Marina John Lehman, secretario de Estado George Shultz y el secretario adjunto de Defensa, Richard Perle. En junio de 2004 se estaba planeando una tercera encarnación del CPD, para hacer frente a la guerra contra el terrorismo, que todavía está activo.

“Hoy en día, el CPD incluye más de 100 ex funcionarios de la Casa Blanca, embajadores, secretarios del gabinete, académicos, escritores, y otros expertos en política exterior. Sus copresidentes son el Honorable George Shultz, secretario de Estado durante el gobierno de Reagan, y R. James Woolsey, director de la CIA durante el gobierno de Clinton. Senadores Joe Lieberman y Jon Kyl sirven como copresidentes honorarios “[6].

En 1997, un grupo salió a la superficie bajo el nombre de Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC), un centro de estudios con sede en Washington, DC, fundada por William Kristol y Robert Kagan. El objetivo declarado de la PNAC es “promover el liderazgo mundial de Estados Unidos.” Es fundamental para el PNAC eran los puntos de vista que “el liderazgo estadounidense es a la vez bueno para Estados Unidos y bueno para el mundo” y el apoyo a “una política de Reagan de la fuerza militar y claridad moral”. con sus miembros en numerosos puestos administrativos clave, el PNAC ejerce influencia sobre los funcionarios públicos de alto nivel en la administración de George W. Bush y su forma de desarrollo de las políticas militares y extranjeros.

La primera prueba militar tras el colapso del imperio soviético fue cómo el presidente de Irak Saddam Hussein fue atraído en la trampa de Kuwait en 1990. Las 28 naciones “coalición de los dispuestos” fueron compradas juntas, y la guerra se libró sobre el pueblo de Irak, una guerra que primero se libró con las armas asesinas, a continuación, con las sanciones, y no terminó hasta el día de hoy. La más ridícula de todas las aventuras PNAC empujaando la fuerza militar más fuerte del mundo fue ciertamente en Granada (1983). “La restauración de los Estados Unidos de particular intervenciones imperiales, sin obstáculos por la oposición del Congreso popular, fue gradual en el período 1973-1990. Se comenzó a acelerarse en la década de 1990 y luego despegó el 11 de septiembre, 2001 »(Petras, J., 2013).

El objetivo del cambio de régimen en Irak se mantuvo la posición coherente del PNAC. El 16 de enero de 1998, los miembros del PNAC, entre ellos Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, y Robert Zoellick, redactaron una carta abierta al presidente Bill Clinton instándole a sacar a Saddam Hussein del poder. Ellos argumentaron que Saddam podría representar una amenaza para los Estados Unidos, sus aliados en Oriente Medio, y los recursos del petróleo en la región si tenía éxito en el mantenimiento de lo que afirmaban era un arsenal de armas de destrucción masiva. El PNAC apoya también la Ley de Liberación de Irak de 1998. Algunos han considerado la carta de 1998 como evidencia de que la invasión de Irak en 2003 era una conclusión inevitable (Mackay, N., 2004).

No hay que olvidar que la guerra contra Afganistán, también, se planeó mucho antes de los ataques del 9/11. Las autoridades estadounidenses habían estado en conversaciones con los talibanes sobre la construcción de un oleoducto desde el Mar Caspio a Karachi, Pakistán, a través de Afganistán con el fin de evitar cruzar Irán. En julio de 2001, un diplomático alemán fue reportado diciendo que las conversaciones terminaron con el anuncio de la parte estadounidense: “O te cubrirá con una alfombra de oro [siempre y cuando cumpla], o que se cubre con una alfombra de bombas”. Incluso la fecha en que comenzaría se le dio bombardeos a partir de octubre de 2001 [7]. Esto no tiene nada que ver con los ataques del 9/11, ni con Osama bin Laden.

Reconstruyendo las Defensas de América, el documento de mayor circulación del grupo PNAC, fue desarrollado por Rumsfeld, Cheney, Wolfowitz y Scooter Libby, y dedicado a cuestiones de “mantenimiento de EE.UU. preeminencia, frustrando las potencias rivales y dar forma al sistema global de seguridad de acuerdo con intereses de EE.UU.“Sección V, titulado” Creación de la fuerza dominante del mañana”, incluye la frase:” Por otra parte, el proceso de transformación, aunque traiga un cambio revolucionario, es probable que sea muy largo, en ausencia de algún evento catastrófico y catalizador – como un nuevo Pearl Harbor “. Aunque no necesariamente lo que implica que los miembros de la administración Bush fueron cómplices de esos ataques, a menudo se argumenta que los miembros del PNAC utilizan los eventos del 9/11 como el “Pearl Harbor” que necesitaban – es decir, como una “oportunidad” para sacar provecho de con el fin de promulgar planes deseados largo.

A finales de 2006, el PNAC fue “reducido a un buzón de voz y un sitio web fantasma”, con “un solo empleado dejó para envolver las cosas”. En 2006, Gary Schmitt, ex director ejecutivo de la PNAC, un académico residente del American Enterprise Institute y director de su programa de Altos Estudios Estratégicos, declaró que el PNAC había llegado “a un fin natural” [8]. En su lugar, incansable halcón neoconservador Robert Kagan lo reemplazó por la iniciativa de política exterior.

2.2 Cambio de Régimen

El razonamiento estratégico seguido por el PNAC y la administración  de Bush. jr fue formulado por el ex asesor de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski: “el consumo de energía del mundo está obligado a aumentar considerablemente en los próximos dos o tres décadas. Estimaciones realizadas por el Departamento de Energía de Estados Unidos prevén que la demanda mundial aumentará en más de un 50 por ciento entre 1993 y 2015, con el aumento más significativo en el consumo se produce en el Lejano Oriente. El impulso del desarrollo económico de Asia ya está generando presiones masivas para la exploración y explotación de nuevas fuentes de energía, y la región de Asia Central y la cuenca del mar Caspio se sabe que contienen reservas de gas natural y petróleo que empequeñecen los de Kuwait, el Golfo de México o el Mar del Norte “(Brzezinski, Z., 1997: 125). “Por otra parte, [las repúblicas de Asia Central] son de importancia desde el punto de vista de seguridad y ambición histórica a por lo menos tres de sus vecinos más inmediatos y más potentes, a saber, Rusia, Turquía, e Irán, con China también señalando un creciente interés político en la región (ibíd., 124).

A partir de 1991, los Estados Unidos persiguió sin descanso una estrategia de cercar a Rusia, como lo ha hecho con otros enemigos percibidos como China e Irán. Se ha llevado a 12 países de Europa central, todos ellos ex aliado de Moscú, en la alianza de la OTAN. el poder militar de Estados Unidos esta ahora directamente en las fronteras de Rusia. La crisis actual Ucrania es en parte el resultado de un cálculo de suma cero que ha dado forma a la política de Estados Unidos hacia Moscú desde la Guerra Fría: Cualquier pérdida para Rusia es una victoria americana, y todo lo positivo que ocurre con, por, o en Rusia es malo para los Estados Unidos. Por mucho que esta realidad podría ser impugnada por la retórica occidental y sometido por los medios de comunicación occidentales, tanto es que la percepción dominante en Rusia, China o Irán.

Poco a poco, bajo el presidente Gerald Ford y, en especial al presidente Jimmy Carter, un renacimiento imperial surgió en forma de apoyo clandestino a los sustitutos armados en el sur de África y dictaduras militares neoliberales en América Latina. La primera intervención imperial a gran escala implicado un enorme apoyo al levantamiento islamista contra el gobierno secular de Afganistán y la invasión mercenaria yihadista en los Estados miembros del sur de la Unión Soviética, patrocinado por Arabia Saudita, Pakistán y los EE.UU. (1979). Desde el 11 de septiembre de 2001, las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos han crecido en todas las formas imaginables. En los últimos días de la presidencia de Bush, las fuerzas de operaciones especiales fueron desplegados en unos 60 países de todo el mundo. En 2013, las fuerzas estadounidenses de élite fueron desplegados en 134 países de todo el mundo. Este aumento del 123% durante los años de Obama demuestra cómo los EE.UU. se ha involucrado en el cultivo de las formas de proyección de poder en el extranjero. Llevado a cabo en gran medida en las sombras de las tropas de élite de Estados Unidos, la gran mayoría de estas misiones tienen lugar lejos de las miradas indiscretas, escrutinio de los medios, o cualquier tipo de supervisión exterior, aumentando las posibilidades de retroceso imprevisto y las consecuencias catastróficas. SOCOM esta, según se informa,  en camino de alcanzar 72.000 personal en 2014, frente a 33.000 en 2001. Los fondos para el comando también se ha disparado exponencialmente a medida que su presupuesto de referencia, $ 2,3 mil millones en el 2001, llegará a $ 6.9 mil millones en 2013 ($ 10.4 mil millones, si se agrega en suplementario financiación) (Turse, N. 2014).

Con el fin de instalar los gobiernos obedientes a deseos e intereses de EEUU, los gobiernos de Estados Unidos han estado involucrados en la asistencia y en la destrucción de numerosos gobiernos extranjeros sin el uso abierto de la fuerza militar. A menudo, este tipo de operaciones tienen la tarea de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) o, más tácitamente, a la Fundación Nacional para la Democracia (NED), (López, A. 2014). El cambio de régimen se ha intentado a través de la participación directa de agentes estadounidenses, la financiación y el entrenamiento de los grupos insurgentes dentro de estos países, las campañas de propaganda contra el régimen, golpes de estado, y otras actividades [9].

El arte del cambio de régimen, blando y duro, ha sido una parte muy desarrollada e importante de la política exterior estadounidense desde el golpe de Irán en la década de 1950. Comenzando con Serbia en 2000, “revoluciones de colores” se han extendido en la mayor parte de los antiguos aliados soviéticos (sin éxito en Bielorrusia), a Myanmar de 2007 (sin éxito) y el Norte de África. La propaganda es siempre la misma, en torno a las palabras de captura como la democracia, los derechos humanos, la prosperidad, la justicia y la libertad, mientras que en realidad se trata de la instalación de gobiernos capitalistas amable, la desregulación, la privatización de los recursos naturales, bases militares y las ventas de armamento, y la contención del potencial rivales (Moglia, J. 2014). Los medios de comunicación, especialmente la publicidad en televisión, encuestas de opinión pública, junto con las células revolucionarias más dinero indefinida en su mayoría de fuentes públicas y privadas u oligarcas rusos exiliados nos ayudan a organizar el proceso de transición. El Fondo de la Sociedad Abierta con numerosas filiales incluyendo la Universidad Central Europeo son ejemplos ilustrativos.

Concebido para la campaña cívica OK’98 en Eslovaquia, la estrategia se ha perfeccionado de manera progresiva y adaptada a otros contextos. En Serbia, lo que dio a luz a lo que se llamaría la “Revolución Bulldozer” y condujo a la caída del régimen de Milosevic. Que luego se extendió a otros contextos, con protestas y cambios de régimen en Georgia, Ucrania, y en un grado limitado, Kirguistán. La implementación de esta estrategia es perfectamente visible, con todos los eventos en una secuencia clara: régimen impopular, la falsificación de las elecciones, las protestas callejeras y la muerte política del actual presidente. Debido a su alto componente no violenta, que se parecen más a una fiesta masiva que la confrontación directa con las autoridades. Mientras que los regímenes en países como Bielorrusia y Uzbekistán aprietan el control de la financiación internacional y las ONG, Georgia y Ucrania se mantuvieron relativamente liberal a este respecto. Ambos países estaban abiertas a la influencia occidental, mientras que todavía mantiene las relaciones decentes con Moscú. La Universidad Central Europeo es la selección de lo que es llegar a ser la élite de esos países. Programas de asistencia a los estudiantes de Ucrania y Georgia están bien establecidos en los EE.UU. Se podría interpretar cada una de esas “revoluciones de color” como el brazo de lucha entre Moscú y Washington, con la UE tímidamente tratando de tener una voz (Polese, A. 2011).

las acciones del gobierno de Estados Unidos para el cambio de régimen implicaban muchos miles de personas asesinadas (Blum, W., 2004). La Operación Gladio, supervisado por la OTAN y planeado por Washington, tenía el único propósito de impedir que los partidos de izquierda en Europa de ser elegido democráticamente (Ganser, D., 2005). Operacion Condor (Calloni 2010) utiliza los regímenes terroristas y escuadrones de la muerte en toda América Latina para asegurar gobiernos serviles, pero crueles (Davies, N.J.S. 2014). En el mismo momento de la escritura, las operaciones de cambio de régimen se pueden observar en Egipto, Tailandia, Venezuela, Siria, Ucrania. Todos ellos están siendo preparadas y acompañadas de campañas de propaganda cuidadosamente planificadas. En ninguno de estos y los muchos antiguos casos tener tales intromisiones provocadas gobiernos democráticos. Muy contrario, el resultado fue por lo general algún tipo de junta agarrando poder corrupto cuyo único beneficio era para enriquecer aún más una pequeña camarilla de criminales locales además de sus cómplices estadounidenses. La pobreza generalizada, la polarización social y el conflicto son las consecuencias comunes (Mitchell, G. 2014; Gosztola, K. 2014; Vance, L. M. 2014). la política exterior PNACs ha fracasado en todas partes, sin excepción. En lugar de regímenes favorables a los EE.UU. y obedientes a su regla, que crearon el caos, el miedo y la hostilidad. PNAC ha preparado el ataúd en el que va a ser enterrado poder global de Estados Unidos.

Su mayor logro fue en qué medida se consiguieron a través de su ideología neoconservadora, y la convirtió en la filosofía básica en la política occidental y, más aún, en los países en transición de Europa del Este. Su mayor error de impacto verdaderamente global fue el despido diligente de las propuestas de desarme y de paz presentadas por el presidente soviético Mikhail Gorbachov a partir de 1986. Ni siquiera se ponen a prueba la seriedad de sus propuestas. Con ganas de dar un golpe mortal para el competidor global, ayudaron a expulsar a su líder carismático y reemplazarlo con un alcohólico patológica, Boris Yeltsin. Las personas principales detrás de este proyecto fueron Richard Perle, Paul Wolfowitz, y Dick Cheney. Lo mismo puede decirse con respecto a las propuestas del Presidente Putin para fomentar la confianza y una cooperación más estrecha que han sido rechazadas de inmediato por el gobierno de Obama.

“¿Por qué el gobierno de Obama elige este tipo de política exterior? La razón principal es que los países arriba apuntado habían deslizado fuera de la órbita estadounidense de control, y sólo estos grupos de extrema derecha está interesado en conseguir su país de nuevo en la órbita de Estados Unidos. En última instancia, los capitalistas estadounidenses ganan montañas de beneficio cuando un país es dependiente de los préstamos de los Estados Unidos, las armas fabricadas en Estados Unidos, los productos manufacturados, productos alimenticios, etc. Esta es la razón por la constitución de Estados Unidos – ahora representado por el gobierno de Obama – no simplemente dejar América Latina, Oriente Medio, Europa del Este o sean independientes o caen en la órbita de una potencia regional en competencia como Rusia. Simplemente hay demasiados beneficios en juego. La paz no es una opción “(Cooke, S., 2014).

Fuente: http://www.globalresearch.ca/power-and-the-global-ruling-class-who-rules-the-world/5385221

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bancos-Comercio-Usura, Conspiraciones, Gobierno Mundial, Historia-Oculta, Legislacion-Contrato-Estatutos-Normas, manipulacion masas, Partidos Políticos, Religiosidad, Paganismo, Servicios de Inteligencia, Sociedades Ocultas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El poder y la clase dominante global. ¿Quién gobierna el mundo? I.

  1. Pingback: Historia Oculta. | educacionlibreysoberana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s