El documento que nos convirtio en Esclavos. (Italia).III

La perversa ecuación es: nacimiento = creación de un bono y de dinero ficticio =  tu existencia en vida es entonces tu trabajo (infrapagado, si es posible, como obviamente están haciendo) = esclavitud!Tu “bono” es depositado en el S.E.C. como seguro o tales como la seguridad o calidad de fiduciaria y forma parte del patrimonio de la empresa privada registrada de manera engañosa como “República Italiana”. Por favor verifique todo lo que se ha dicho, bastará una somera búsqueda en Google.

Pero hay todavía un tercer elemento en la creación de esta ficción jurídica: el administrador, aquel que por contrato (“trust” o certificado de nacimiento, en este caso) asumirá la obligación de hacerse cargo del “bien”.

¿Quién tiene esta función?

Siempre que una autoridad (el policía, el juez de la Corte Constitucional) le pregunta: “¿Es usted Pepe Pérez” y usted responde “sí”, en ese preciso momento usted se ha autoproclamado adminsitrador del fideicomiso. Estás atrapado desde tu nacimiento porque la ficción necesita que tú te creas el administrador de ese “ser vivo”; pero tú y esa corporación que lleva tu nombre sois, en realidad, dos entidades completamente distintas y separadas. El ser humano de carne y hueso se nombra con iniciales mayúsculas y las demás letras en minúsculas (como siempre nos enseñaron en la escuela), la persona jurídica, ficticia, se nombra con todas las letras en MAYÚSCULAS.

Revise todos sus documentos de identidad, facturas, extractos bancarios, notificaciones, la tarjeta sanitaria, etc …

Si trata de ir por ejemplo al banco y le pide al empleado que escriba su nombre con iniciales mayúsculas y el resto en minúsculas, puede que éste ignore la trascendencia de la cuestión y lo intente, pero se verá obligado a responder que es imposible debido a que el “sistema” no lo permite .

Así que, en resumen: si el 99 % del derecho se basa en supuestos, se presuponen verdaderos, y los nadie pone en duda porque el sistema todavía se basa en el mecanismo de la “confesión”, exactamente como en los tiempos de la Inquisición. Para operar el sistema necesita que usted se acuse a sí mismo y en consecuencia, todo se basa en su consentimiento, su libre albedrío.

De hecho, es necesario que usted se acuse a sí mismo, pero ¿de qué? Del “pecado original”. ¿Y cuál es?

¡El fraude! El uso del nombre que no le pertenece a usted, ese nombre desde que naciste fue escrito en mayúsculas y es una propiedad intelectual del Estado, que te ha empujado a utilizarlo de manera fraudulenta. En el momento en que Vd. lo utilices declaras que nació sin derechos, que está en quiebra, porque su vida, su nombre y su existencia son gestionados por alguien que no es usted, usted se encuentra, por tanto, en un régimen administrativo en que su nombre no le pertenece a usted, sino a otros.

¡Pero es aún peor que esto! De acuerdo con el Código del Almirantazgo o Código Marítimo (la Biblia), naciste perdido en el mar, porque dicen que las bulas papales, sobre el que se basa todo el sistema, que en el momento del nacimiento y a través del canal de parto usted ha caído en el agua y está perdido en el mar, y nunca somos capaces de llegar a tierra firme para que podamos levantarnos y decir: “Yo soy un ser humano libre delante de Dios.”

Porque las bulas papales son justificadas de acuerdo con el mandato divino.

¿Por qué están usando la palabra Dios?, ellos son los que invocan a Dios, ellos son los que tradujeron la Biblia como palabra de Dios, quien en principio nunca es mencionado (por cierto, la Biblia se convierte en Código de Derecho Náutico al sustituir la palabra “pecado” por “deuda”.) El derecho es, por tanto, siempre de origen divino, por lo tanto, somos criaturas “divinas” (consulte la verdadera traducción de la Biblia) y ellos lo saben muy bien, no pueden crear una ley ficticia, tienen una necesidad absoluta de hacer derivar su Derecho de Dios

Así que utilizan este Dios (Derecho), y si tú te refieres al mismo Dios, te describes a tí mismo como incapaz, perdido, sin derechos. Piensa en la perversión, si invocas lo que te han dicho e impuesto, declaras y confirmas que eres incapaz de cuidar de tí mismo.

Así que recapitulemos: utilizan una Sociedad de Derecho Privado, comercial, fingiendo que es un Estado, un organismo público que en realidad es muy privado, y es usado para hacer negocios (el dinero, el beneficio y nos piden también pagar impuestos para mantener una compañía de derecho privado que no es nuestra) a través de la existencia de una entidad ficticia escrita en letras mayúsculas que cotiza en la S.E.C. de Washington, DC

La idea es, por tanto, que si aceptas esta premisa, te autodefines incompetente, necesitado de ser administrado de manera forzada, ya que además de estar perdido en el mar, y por tanto sin derechos estás en quiebra (no has reclamado nunca lo que es tuyo), ¡ni siquiera sabes quién eres! Irónicamente, toda autoridad, de hecho, debe preguntarte quién eres, de lo contrario ni siquiera te pueden tocar con un dedo. No tendrían jurisdicción para ello (se habla de derecho administrativo, derecho fiscal, civil, etc. … si matas a alguien, entonces el Código Penal, es un poco diferente, pero no demasiado …).

Nuestros tribunales son, de hecho, tribunales de derecho privado, tribunales de empresas.

Lo mismo ocurre con el dinero, los billetes de “euro”: se nos advierte por medio de una inscripción que dice “propiedad del Banco Central Europeo” que no son nuestros, sino del B.C.E., pero si estamos de acuerdo en usarlo, al igual que ocurre con el nombre ficticio nos autoproclamamos incapaces e incompetentes a sus ojos (perdido en el mar, etc …). Han creado un sistema de gobierno que llaman “público”, pero que es muy privado, que incluye a los partidos políticos, el parlamento, el gobierno, las elecciones y si está de acuerdo a participar en este juego usted se autodefine de nuevo como incapaz e incompetente (perdido en el mar, etc …), necesitado de ser administrado a la fuerza.

A la vista de esta larga y, supongo que para muchos de ustedes, impactante historia, el primer pensamiento es:

¿Cómo podemos cambiar a mejor algo que no nos pertenece?

Pero entonces nuestro subconsciente nos recuerda que en las últimas elecciones ha votado el 50 % de los electores, una de cada dos personas consideran ofensivo para la inteligencia ir a votar. Así que en este punto, si todo está claro, las preguntas son sólo dos:

1. ¿Qué podemos hacer para retirar nuestro consentimiento a este fraude del que somos protagonistas “involuntarios” desde que hemos nacido? Lo que podemos hacer incluye evitar las ejecuciones hipotecarias, por ejemplo, porque no somos nosotros, seres de carne y hueso quien tiene que pagar impuestos, sino la entidad ficticia que legitimamos cuando la utilizamos de forma fraudulenta (mayúsculas).

Así que, individualmente, podemos utilizar sus propias leyes, y el Código Náutico Almirantazgo (la Biblia) de tal manera que ellos caigan en deshonra. ¿Conocer la ley puede servir de algo?

2. ¿Qué podemos hacer colectivamente para crear una alternativa a este sistema podrido, que ha sido creado de forma fraudulenta en nuestra contra?

¿Cómo podemos cambiarlo si no pertenecemos a él? Mientras lo pensamos, sólo podemos dejar de participar.

En conclusión, los puntos cruciales son dos: el dinero y cómo se toman las decisiones políticas.

Pero hay un punto más que se ha vuelto muy claro: no se pueden tratar por separado dinero (economía, finanzas, crisis, etc …), la política, es decir, la forma en que se toman las decisiones, la religión y la ley, porque para los poderosos, la élite, son exactamente lo mismo.

Fuente: http://astillasderealidad.blogspot.de/2016/03/el-documento-que-nos-convirtio-en.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en bancos centrales, Bancos-Comercio-Usura, Conspiraciones, Historia-Oculta, Legislacion-Contrato-Estatutos-Normas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s