Tarpley: Como el sistema veneciano fue transplantado a Inglaterra.I.

El sistema oligarca de Gran Bretaña no es una ologarquía autóctona producto de la historia Inglesa o Británica. Eso representa mas bien la tradición de los Babilonios, Romanos, Bizantinos, y Venecianos, la cual ha sido trasplantada a las islas británicas a través de una serie de  convulsiones. El estatus de Bretaña como nación “maldita” de historia moderna es debida en particular a las metastasis dentro de Inglaterra y Escocia de la oligarquía veneciana junto con su filosofía, formas políticas, fortunas familiares, y geopolíticas imperiales. La victora del partido Veneciano entre 1509 y 1715 construido encima de una fundación pre-existente de influencia Bizantina y Veneciana.

NOBLE VENECIANO:… ruega decirnos que otras prerrogativas el Rey [de Inglaterra] se divierte en el gobierno, para de otra forma, Yo que soy veneciano, puedo ser apto para pensar que nuestro Doge (Caudillo veneciano), el cual es llamado nuestro principe, puede tener tanto poder como el vuestro.

Henry Neville, Plato Redivivus, 1681

Uno de los mejores gobiernos en la historia ingles fue aquella de la del rey Alfredo el Grande que gobernó entre 871 al 899. Alfred persiguió una politica de alfabetismo, educacion, construcción de la nación, y se erige como fundador de la literatura de Viejo Inglés. El imperio Bizantino vió en Alfred una conflagración del humanismo Cristiano Platónico de los monjes irlandeses y Alcuin de York, el principal consejero de Carlomagno un siglo antes. Bizancio incitó a Vikingos y Varegos, que habian sido derrotados por Alfredo el Grande, de renovar sus ataques a Inglaterra.

Entonces, en 1066, dos ejércitos convergieron en Inglaterra. El primero fué el ejército Noruego del Rey Harold Hardrada (“el ptiless”), un general Bizantino que había servido como comandante de la guarda Imperial de Constantinopla. Harald Hardrada fué asesinado por los ingleses en Stamford Bridge en 1066. Pero en el mismo año, las debilitadas fuerzas inglesas fueron derrotadas en Hastings por Guillermo de Normandia (“El Conquistador”). Entonces empezó el yugo normando, impuesto por oligarcas Normandos y un siglo de reyes normandos.

La siguiente dinastia, los Plantagenets, destacaron figuras como Ricardo I Corazón de Leon (Lionheart), un homosexual flamboyante el cual avidamente partició en las Cruzadas -avidamente patrocinadas por los Venecianos- en el este del Mediterráneo. La Carta Magna, extorsionada del sucesor de Ricardo, el rey John, en 1215, no tenía nada que ver con libertades políticas en el sentido moderno, pero protegía la licencia de los merodeadores Barones, contra la monarquía central. La maquinaria de refuerzo de la Magna Carta, permitió a los barones de forma licita/justa, librar guerras contra el Rey en el caso de que sus quejas no fueran solucionadas/asentadas. Desde que la guerra civil y el enganche de la sociedad en dicha guerras, fueron de las mayores enfoques de la sociedad en dicha época, Inglaterra fue en esa epoca mantenida como secuestrada de los   señores feudales que en (absoluta” o) monarquía más centralizado podría haber mitigado. Los barones, cuyas prerrogativas sociopáticas, fueron ancladas en la Magna Carta, por una licencia para una guerra civil, fueron fácilmente, el elemento reaccionario en la sociedad Inglesa, y fueron susceptibles de manipulacion de Venecia, la cual tenía ahora conquistado Bizancio y se estaba acercando al apogeo de su poder..

La influencia de Venecia en Inglaterra fue mediada por la banca. Los oligarcas venecianos fueron una fuerza de guía entre los banqueros Lombardos, que llevaron a cabo el gran cizallamiento de Inglaterra el cual derivó a la Bancarrota del Rey Henry III, el cual, durante los 50 (1250s), repudiase sus deudas y fuese a la bancarrota. La bancarrota fue seguida por una guerra civil a gran escala.

Fue durante el auspicio de Venecia que Inglaterra comenzase el catastrofico conflicto contra Francia, conocido hoy como la guerra de los 100 años. En 1340, el rey Edward III de Inglaterra envió una “embajada” al Doge (“Principe” venciano) Gradenigo, anunciando su intencion de levantar guerra contra Francia, y propuso una alianza Anglo-Veneciana. Gradnigo aceptó la oferta de Edward III que todos los venecianos en suelo Inglés recibirían todos los mismos privilegios e inmunidades disfrutados por los Hombres (Y mujeres) inglesas. Los venecianos aceptaron los privilegios, y declinaron de unirse a la guerra. A partir de entonces, los ejércitos ingleses, asolando las ciudades francesas y el campo, lo harían como sustitutos venecianos. Francia no estaba en posición de interferir en la fase final de la rivalidad entre Venecia y Genova, lo cual fue decidido a favor de Venecia. La degeneración de la sociedad inglesa durante estos años de ascendencia Veneciana es una crónica en los escritos de Chaucer -El mayor escritor Ingles de esa época – el cual fue un aliado del conjunto Anti-Veneciano Dante- Petrarca- Boccaccio.

Los venecianos inventaron mitos para aumentar su inflencia en la sociedad Inglesa. Para la nobleza y la corte, estaba el mito Anti-cristiano del Rey Arturo y su Mesa Redonda de oligarcas buscando al Santo Grial. Para las masas de mudos y oprimidos, estaba el mito de Robin Hood, el cual mediante el robo a ricos para dar a los pobres, combinando saqueo con lucha de clases.

Durante el tiempo de guerra de 1370, la población de Inglaterra, colapsó hasta 1.5 millones de almas, de un total de 4 a 2.5 millones, por la Muerte Negra, la cual resultó ella misma de las políticas de servicio de deuda Venecianas. En el año 1381 vió un levantamiento en Londres y el sureste de Inglaterra en un programa de abolimiento de deudas feudales, el cual finalizó cuando la rebelión de Wat Tyler, la cual finalizó cuando Wat fué asesinado por el Mayor de Londres.

Contemporáneo con lo que fue el levantamiento de Lollardry, el prototipo del Protestantismo promovido por John Wycliffe, el profesor de Oxford. La campaña anti-clerical tenía muchos objetivos sencillos, pero su teología fue inferior y su estress en el derecho de cada persona de leer e interpretar la Biblia, fue diseñada para generar una gran cantidad de fundamentalistas fanáticos.

Lollardry como un fenómeno social tenía un específico pedigree Veneciano, el cual fué mejor visto a través de la prevalencencia sobre el ranking de Lollard y archivar la creencia de que el alma no es inmortal y muere con el cuerpo. Esta es la herejía mortalista, y puede de forma mas exacta ser llamada la herejía veneciana, porque sus raices mas profundas dentro de la Oligarquía Veneciana. Más tarde, al comienzo del siglo XVI, la Universidad de Padua y Pietro Pomponazzi fueron notorios por su abogacía del mortalismo.

En 1377 Wycliffe fué salvado de la persecución por un levantamiento de la muchedumbre de Londres. Lollardry mantuvo yendo por siglos como una religión subterránea, para los desheredados continuyó yendo gracias a los predicadores itinerantes. Durante la época de la Reina Elizabeth, Lollardry vivió en la forma de sectas llamadas los Familistas y los Grndletonianos. Estas finalmente fluctuaron en la revolución puritana de los años 40 del s XVII. Lollardry contenía una gran dosis de socialismo primitivo; los líderes Lollardos como John Ball y “Jack Straw” predicaron la revolución social con esloganes como, “Cuando Adam cavaba y Eva hilaba, quien era entonces el Caballero?” Esto es la mejor fuente de ese counismo el cual David Urquhardt enseñó a Karl Marx 5 siglos más tarde. Finalmente, Lollardry se expandió en Europa central a traves de los Hussitas de Bohemia y causó una serie de guerras de religión allí. En el s XVII en inglaterra, hubo un eslogan al efecto que Wycliffe engendró Hus, Hus engendró a Lutero, y Lutero engendró la verdad. Hay muchas razones para ver los Lollards como un proyecto piloto Veneciano para lanzar la Reforma de Lutero en 1517 durante la guerra de la Liga de Cambrai.

Los ingleses derrotados en la Guerra de los 100 años (1453) dejaron a la sociedad inglesa en ruinas. Esto fue la puesta para el caos oligarca y la guerra civil conocida como las Guerras de las Rosas, la cual deshuesó a la Casa de York con su símbolo la rosa Blanca contra la Casa de Lancaster, con su símbolo de la Rosa roja. Ambos agrupamientos derivaron de peleas entre los siete hijos del pro-Venenciano Edward III, quien comenzó las guerras con Francia. Las guerras de las Rosas, luchadas entre 1455 y 1485, trajeron a la sociedad inglesa hasta el punto de descomposición.

De esta crisis, Inglaterra fue salvada por la llegada de Henry Tudor, el Earl de Richmond, el cual se convirtió en rey como Henry VII. Fue bajo Henry VII que Inglaterra comenzó a ser un estado moderno y participó en el progreso del Renacimiento asociado con la Florencia de Medici y con la Francia de Louis XI. La precondición de la revivencia de Inglaterra fué la supresión de la oligarquía pro-Venenciana, los Barones. Convenientemente, estos fueron diezmados por su propio trabajo en la guerra civil. Henry VII se asentó como el gran policía contra los oligarcas. Henry VII estableció para el gobierno central un monopolio efectivo de poderes policiales y militares. Una de las razones de la gran ineptitud demostrada por ambas partes en la Guerra Civil Inglesa de los 40 (S XVII) es que bajo los Tudor, la nobleza y  alta burguesía habian olvidado de largo como librar una guerra civil.

Como esa de Louis XI, la política de Henry se basó en una alianza de la Corona con el comercio urbano y clases productivas contra los barones latifundistas. Los Barones fueron exculidos de la administración estatal, lo cual  se basó en los comerciantes de la ciudad que eran mucho más propensos a ser leales al rey. Desde los oligarcas intimidados rutinariamente a los Tribunales Locales, Enrique VII dio un nuevo protagonismo al Tribunal de la Cámara de la Estrella, una corte real especial diseñada para imponer la autoridad central sobre los barones. Se liquidaron los ejércitos privados de los oligarcas junto con otros bandidos y piratas.

Enrique VII fue un activo dirigista, promoviendo empresas comerciales para expandir el comercio exterior. Bajo el estado de Tudor, Inglaterra existía como nación, con una estabilidad interna relativa y una sucesión dinástica clara.

La supresión de los oligarcas de Henry VII  desagradó a Venecia. A Venecia tampoco le gustaba la política de alianzas de Henry con España, asegurado por el matrimonio de su heredero con Catalina de Aragón. Enrique VII, de hecho, buscó buenas relaciones con Francia y España. Los venecianos querían que Inglaterra se enredase (en peleas) con Francia y España. Venecia también era fundamentalmente hostil al Estado-nación moderno, que Henry estaba promoviendo en Inglaterra. Cuando el hijo de Enrique VII Enrique VIII resultó ser un asesino y sátiro psicótico pro-veneciano, los venecianos fueron capaces de volver a reactivar su sistema oligárquico.

Enrique VIII fue rey de Inglaterra entre 1509 y 1547. Su ascenso al trono coincidió con el estallido de la Guerra de la Liga de Cambrai, en la que la mayoría de los estados europeos, entre ellos Francia, el Sacro Imperio Romano (Alemania), España, y el papado del Papa Julio II della Rovere se unieron en una combinación que estuvo justa para aniquilar a Venecia y su oligarquía. La Liga de Cambrai fue la guerra mundial que marcó el comienzo de la era moderna. Enrique VIII atrajo la atención de la oligarquía veneciana cuando el único de los principales gobernantes de Europa mantiene una posición pro-veneciano durante los años de crisis de 1509-1510, momento en el que Venecia estaba al borde de la destrucción. Enrique VIII fue durante un tiempo el aliado formal de Venecia y el Papa Julio. La oligarquía veneciana se volvió intrigada con Inglaterra.
En 1527, cuando Enrique VIII quiso divorciarse de Catalina de Aragón, la Universidad de Padua, controlada por Venecia, respaldó los argumentos jurídicos de Henry. Gasparo Contarini, la figura política dominante de la oligarquía veneciana, envió a la corte Inglésa una delegación que incluía a su propio tío, Francesco Zorzi. El oligarca y el agente de inteligencia operativa Zorzi, consumado experto en jugar con la lujuria y paranoia de Henry, se convirtió en el fundador de las poderosas tradiciones Rosacruz, Hermética, Cabalístico, y Masónicas en la corte de los Tudor. Más tarde, Enrique VIII dio el paso trascendental de ruptura con el papado romano para convertirse en el nuevo Constantino y fundador de la Iglesia Anglicana. Lo hizo bajo el asesoramiento explícito de Thomas Cromwell, un agente veneciano que se había convertido en su principal consejero. Thomas Cromwell era agente de negocios de Enrique VIII en la confiscación de los primeros monasterios católicos y otros bienes de la Iglesia, que se vendió (liquidó) a familias emergentes. Por tanto, Thomas Cromwell sirvió como la partera para muchos linajes de oligarcas.

Fuente: tarpley.net /

« Against Oligarchy – Table of Contents
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bancos-Comercio-Usura, Conspiraciones, Gobierno Mundial, Historia-Oculta y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s